Última hora

Última hora

Wadi Hanifa, el renacimiento de un oasis urbano

Leyendo ahora:

Wadi Hanifa, el renacimiento de un oasis urbano

Tamaño de texto Aa Aa

Wadi Hanifa es un valle de vida para los habitantes de Riad. En él hay un río que ha vuelto a nacer y que fluye en una nación desértica. El valle atraviesa la capital de norte a sur y ha renacido gracias al proyecto dirigido, desde hace más de una década, por la Autoridad de Desarrollo de Riad.

Este corredor ecológico se extiende a lo largo de 120 kilómetros. Las aguas de su río son ahora cristalinas y límpidas. Wadi Hanifa se había convertido en un vertedero, en auténtico peligro para la salud y los ciudadanos de Riad habían vuelto la espalda a una de sus mayores fuentes naturales.

“Históricamente Wadi Hanifa era una fuente de vida para los antiguos pobladores. Pero el desarrollo de la ciudad provocó su deterioro debido a los escombros que se iban acumulando, al impacto de las fábricas y las actividades industriales y por la contaminación de los desechos agrícolas”, explica Saud al Ajmi, gestor ambiental del departamento de Proyectos Medioambientales de la Alta Comisión para el Desarrollo de Riad.

El proyecto de rehabilitación introdujo una serie de medidas para revertir la situación y convertir a Wadi Hanifa otra vez en un bien para la ciudad.

Se han construido diques para regular el curso del agua, las carreteras han sido rediseñadas y se han asfaltado más de 40 kilómetros de autovías. Se han puesto señales para los visitantes y se han plantado diez mil árboles y arbustos autóctonos.

El renacimiento de Wadi Hanifa ha generado enormes beneficios para los habitantes de Riad. Entre ellos a aquellos que cultivan dátiles en sus márgenes.

Paul McDowell, euronews:

“Puede que no se hayan dado cuenta pero hay cientos de tipos de dátiles y esta variedad en concreto es una de las mejores. Tiene dos tonos, lo que indica que ha comenzado ya el proceso de maduración. Puede comerse recién cogido y también seco. Este es el auténtico sabor de Arabia Saudí. Tiene una deliciosa dulzura. Es una de esas frutas que pruebas y no puedes parar de comer”.

“Soy un cliente habitual. Compro los dátiles en esta finca. El valle era antes un lugar abandonado, pero desde las mejoras las granjas son más visibles y están más accesibles. Se ha mejorado mucho el valle y se ha convertido en un proyecto de desarrollo muy bonito. Vienes aquí y sientes que todo el lugar es como un lugar de vacaciones”, dice un ciudadano.

Integrado en este proyecto se encuentra un sistema, denominado de biorremediación, que ya ha ganado varios premios medioambientales. Consiste en limpiar las aguas tóxicas de una manera natural, a través de animales y plantas.

“Este sistema funciona a varios niveles. En el primero están los organismos como las algas. En el segundo tenemos otras plantas. En el tercero tenemos los pájaros, los peces… y todos ellos ayudan a limpiar las agua, comiéndose aquello que hace que el agua sea tóxica. Es como en nuestros hogares, cada uno tiene un papel en el seno de su familia, cada uno aporta algo y solo así podemos tener una familia feliz”, dice el ingeniero Badr Al-Tamimi.

Las técnicas que se han empleado no son nuevas, pero nunca antes se habían llevado a la práctica de forma conjunta y en una dimensión tan grande.

Paul McDowell, euronews:
“Es increíble pensar que hace tan solo seis horas el agua que entró en este sistema era agua residual que nadie se atrevería a tocar. Ahora, gracias a la naturaleza es segura y no solo eso, es cristalina”.

Los picnic familiares son muy populares en Riad y el valle se ha convertido en uno de los enclaves favoritos para disfrutarlos. Se han creado siete grandes parques y otros dos están en construcción.

“He vivido en Riad toda la vida y antes no existían cosas así. He salido de la ciudad y estoy sorprendido por la limpieza, la forma en la que todo está ordenado, la privacidad, los árboles, el pavimento, todo”, dice un visitante.

www.arriyadh.com
www.unesco.org