Última hora

Última hora

Jerusalén: ¿Hacia una nueva Intifada?

Leyendo ahora:

Jerusalén: ¿Hacia una nueva Intifada?

Tamaño de texto Aa Aa

La Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén, vuelve a ser epicentro de las tensiones. Desde 1967, los no musulmanes pueden visitar este lugar santo del Islam varias horas al día, pero no rezar. Grupos de extremistas judíos intentan cambiar el statu quo desde hace años. En su última acción, a finales de octubre un grupo de judíos ortodoxos trató de rezar por el rabino Yehuda Glick al que había herido un palestino de varios disparos.

De vista en Oriente Próximo, la jefa de la diplomacia europea, favorable a la creación de un Estado palestino, ha advertido del peligro de que la situación degenere:

Federica Mogherini
“Existe el riesgo de que las tensiones aumenten y con los dramáticos ejemplos que hemos visto en el pasado, lo que necesitamos desesperadamente es impulsar el diálogo político”

La dimensión religiosa de los últimos acontecimientos complica lo complicado: entre la guerra de Gaza, el bloqueo de las negociaciones de paz, y el hecho de que Netanyahu haya construido o autorizado más colonias en Jerusalén que cualquier otro Gobierno anterior, sumado al secuestro de los tres jóvenes israelíes y la posterior venganza de los ultras judíos, que quemaron vivo a un adolescente palestino de Shuafat, como el último conductor que atropelló esta semana a 14 personas en la vía del tranvía, el diálogo político se limita a una serie de acusaciones cruzadas:

Benjamín Netanyahu:
“El atropello de Jerusalén es el resultado directo de la instigación de Abu Mazen (Mahmud Abás) y sus socios de Hamas. Jerusalén es objeto continuo de una batalla que no dudo que ganaremos”.

Mahmud al Habash. Consejero del presidente palestino para asuntos religiosos:
“La invasión de la mezquita de Al Aqsa, es una señal de alerta para una guerra religiosa. Puede que algunos no sepan lo que significa eso, pero el resultado es que cada israelí se convertirá en enemigo directo de todos los musulmanes en cualquier lugar del mundo”.

Hamas ha hecho un llamamiento a los musulmanes para que protejan a cualquier precio la explanada de las Mezquitas. Los extremistas judíos, por su parte, sostienen que no están dispuestos a cumplir reglas decretadas hace medio siglo.

El principal temor ahora es que se desencadene una tercera intifada. Difícil olvidar que la última fue el resultado de la controvertida visita del entonces líder del Likud, Ariel Sharon, a la explanada de las Mezquitas, vivida como una provocación por los palestinos.

La tensión actual se ha propagado ya en Cisjordania, donde han tenido lugar enfrentamientos derivados del pulso en Jerusalén. Todos los observadores coinciden en que cualquier chispa en la región puede provocar de inmediato una explosión