Última hora

Última hora

Tras las huellas del Telón de Acero en bicicleta

Leyendo ahora:

Tras las huellas del Telón de Acero en bicicleta

Tamaño de texto Aa Aa

Hoy recorremos parte de Europa en bicicleta, siguiendo los restos del antiguo Telón de Acero, la sangrienta línea entre Oriente y Occidente que dividió Europa en dos partes antagónicas.

Empezamos en Estonia. Nuestra primera etapa es Hara, la antigua base de submarinos soviéticos.

El mismo lugar que albergaba barcos espías con propulsión nuclear es hoy un remanso de paz, frecuentado por pescadores de la minoría de habla rusa que vive en Estonia.

Hace veinticinco años, el régimen totalitario soviético se vino abajo, el mundo entero celebró la caída del Telón de Acero. Pero conflictos militares como el de Ucrania nos hacen pensar si no hay un regreso a la “Guerra Fría”.

“No creo que se pueda hablar de la vuelta a la Guerra Fría, dice este residente local. Porque Rusia no es el imperio soviético. Ya no existe. A pesar de que hay un partido comunista en Rusia, ya no está en el poder. Hoy en día hay otro partido en el poder … “

Ya no se trata del comunismo, sino de la Rusia de Vladímir Putin y de las constantes tensiones entre Rusia y la OTAN.

La ruta ciclista 13 sigue las huellas históricas del Telón de Acero, a lo largo de 10.000 kilómetros desde el Mar de Barens al Mar Negro, cruzando 20 países, de entre ellos 14 Estados miembros de la UE.

Una forma ecológica de conocer la Historia del Viejo continente. Veamos lo que queda de ese telón en tres países: Estonia, Lituania y Alemania.

En Tallin, la capital de Estonia, la Guerra Fría emerge en el Báltico. En la zona se producen avistamientos de submarinos e injerencias en el espacio aéreo estonio por aviones de combate rusos …. En lo que va de año, la OTAN ha interceptado en la zona más de 100 aviones militares rusos .

Muchos temen aquí que el Kremlin desestabilice la región provocando incidentes en la frontera.

En el club de yates de Tallin, encontramos a Kalev Vapper. Campeón mundial de vela, recuerda que en los años 60 la “Telàon de Acero” cruzaba la bahía…

Había grandes boyas en el agua, con un diámetro de cuatro o cinco metros. Estaban atadas con fuertes cadenas de metal bajo el agua, era una especie de cortina contra submarinos. Recuerdo que era muy peligroso. Cuando tenía diez u once años, empecé a navegar con el equipo Optimist-class y participé en una competición. La salida estaba en el río y yo fui el primero en llegar hasta mar abierto. Entonces me detuvieron los guardias fronterizos, que estaban siempre en la desembocadura del río. Un de los guardias, ametralladora en mano, me amenazó diciendo: “Si sigues hacia el mar te disparo.”

Las misiones secretas y los mensajes cifrados eran historias de la Guerra Fría. Pero las historias continúan… En el aeropuerto de Tallin nos encontramos con Eerik-Niiles Kross, antiguo jefe de los servicios secretos de la República Báltica, que nos habla de un caso reciente. Hace apenas una semanas agentes rusos cruzaron la frontera y secuestraron a un oficial de policía estonio.

“Rusia está restableciendo claramente su posición de potencia imperial. Es una situación incómoda. Rusia se cree que la Guerra Fría sigue vigente aún, mientras que Occidente pretende que ésta ha terminado. El resultado es una situación en la que Occidente no sabe cómo manejar a una Rusia agresiva e impredecible.”

El fantasma de la Guerra Fría aparece también con los recuerdos de algunas familias. En 1944, el padre de Eerik Kross fue arrestado por los nazis alemanes y dos años más tarde por la fuerza de ocupación soviética. Antes de ser deportado a Siberia, fue encarcelado en la antigua prisión de Tallin. Muchos disidentes e intelectuales acabaron en estas celdas siniestras.

Eerik-Niiles Kross recuerda un día de noviembre de 1989 en que la libertad regresó a Europa:

“Acababa de comprar un billete de autobús para Berlín. Fue una coincidencia. Llegué a Berlín con la caída del muro … Yo participé en el derribo y vi a los guardias de lado oeste de la frontera repartiendo botellas de champán por los agujeros del Muro.”

Vamos ahora a Lituania. Pedaleando en el bosque, la ex ministra de Defensa lituana nos cuenta su historia: Stalin deportó a su familia a Siberia y su abuelo murió allí.

Rasa Jukneviciene fue una de las firmantes de la declaración de la independencia de Lituania en 1990.

Visitamos con ella una antigua base de misiles nucleares soviéticos, que con el apoyo de la Unión Europea ha sido transformada en un impresionante Museo de la Guerra Fría.

Jukneviciene acusa a Putin de tratar de reconstruir una nueva Unión Soviética, que amenaza la seguridad de la UE y de la OTAN.

“Desde 2008 aproximadamente, estamos viendo que Rusia ha empezado a reconstruir, reestructuran y modernizar sus fuerzas armadas en torno a los Estados Bálticos. Empezando por el Norte y terminando por la región de Kaliningrado … y que tiene una enorme cantidad de fuerzas armadas y armas nucleares.”

Esta ruta ciclista que recorre el Telón de Acero forma parte de la red “EuroVelo”. Y dentro de unos años recorrerá 10.000 kilometros …

La ruta se ha completado en Estonia y Lituania, pero aún no está totalmente lista en Letonia y Polonia.

Llegamos por fin a Berlín, a la antigua Alemania del este,pedaleamos siguiendo no solo los restos del Muro de Berlín, sino también en busca de algo que comer…

Una salchicha al curry, el tentempié favorito de Michael Cramer, eurodiputado del grupo de los Verdes es uno de los impulsores de la ruta ciclista del Telón de Acero.

“Aquí está la ruta completa del Muro de Berlín que sigue el antiguo trazado del Muro, de 160 kilómetros de largo … Allí arriba (señalando) se puede ver la altura exacta que alcanzaba el Muro de Berlín , 3,6 metros sobre el nivel del suelo “.

En la “Puerta de Brandemburgo” nos encontramos con Michael Paul, miembro de un grupo de expertos en temas geopolíticos y de seguridad.

Dirige un comité que invita a funcionarios procedentes de Rusia y Ucrania … Paul aboga por el diálogo…

“La Guerra Fría ha terminado. El propio Putin lo dijo explícitamente hace 13 años en el Parlamento Federal de Alemania: No habrá una nueva Guerra Fría. Ahora nos enfrentamos a múltiples nuevas formas de guerra, guerras híbridas, como por ejemplo en Ucrania. Estamos frente a una globalización de la inseguridad. No creo que Putin intente reconstruir la Unión Soviética, no persigue objetivos imperialistas. A diferencia de la Unión Soviética, Rusia no es capaz hoy en día de imponer un enfoque imperialista “.

Y también sobre ruedas nos vamos al Check Point Charly, el Museo del Muro donde nos hemos dado cita con Rudi Thurow.

Este antiguo guardia de fronteras de Alemania del Este pasó años en una organización clandestina que trabajaba a la sombra pasando a gente del este al oeste de Berlín a través de túneles o con pasaportes falsificados. El régimen comunista emitió una orden para deshacerse de él.

“La situación más peligrosa fue la orden emitida por las autoridades de Berlín Oriental de matarme en el territorio de Berlín Occidental. Cualquier noche, de vuelta a casa, un agente de los servicios secretos de Alemania del Este tenía que acabar con mi vida. Tenía orden de esconderse trás unos arbustos, mientras otro agente me distraía hablándome. Y en ese momento, el asesino debía salir de entre la maleza y romperme el cráneo con un enorme martillo de más de un kilo… Y al día siguiente la versión de los diarios berlineses sería: ¡Asesinato con robo “!

Si Rudi Thurow logró burlar a la Stasi, muchos otros no consiguieron escapar de las balas de los soldados de Alemania del Este: hasta el último momento, los soldados de la RDA, tenían órdenes de disparar a cualquiera que intentara cruzar el Muro.

Michael Cramer se acuerda…

“La noche del 5 de febrero de 1989, Chris Gueffroy murió asesinado. Es el último fugitivo que murió junto al Muro. Trató de pasar al Oeste con un amigo. El amigo fue detenido, pero a él le mataron. Le dispararon de frente diez balas. Podrían haberle detenido simplemente…”

Al final de nuestro viaje tras las huellas de una guerra de otra época, una cosa está clara: aunque el contexto y los protagonistas han cambiado, aun no hemos logrado silenciar las armas en Europa.

Para más información:

www.eurovelo.org
www.ironcurtaintrail.eu
www.berliner-mauer-gedenkstaette.de
www.mauermuseum.de

BONUS 1: Eerik-Niiles Kross

En el aeropuerto de Tallin, euronews se entrevistó con el antiguo director de los servicios secretos de Estonia, Eerik-Niiles Kross. Veinticinco años después de la caída del Muro de Berlín y del Telón de Acero, ¿podemos hablar de un regreso a la Guerra Fría ? Escuche la entrevista (en inglés) con Eerik-Niiles Kross haciendo clic en este enlace.

BONUS 2: Rasa Jukneviciene

En la antigua base soviética de lanzamiento de misiles nucleares de Plokstine, la ex ministra de Defensa lituana Rasa Jukneviciene comenta su inquietud ante una posible nueva Guerra Fría. La entrevista, en inglés, puede escucharse en este enlace.

BONUS 3: Rasa Jukneviciene (segunda parte)“http://www.euronews.com/2014/11/07/jukneviciene-we-should-contain-russia

En el Museo de la Guerra Fría creado dentro de la antigua base soviética de Plokstine, euronews entrevistó a la ex ministra de Defensa lituana, Rasa Jukneviciene. Veinticinco años después de la caída del Telón de Acero, las tensiones entre Moscú y los países Occidentales desencadenan una nueva Guerra Fría en Europa? Escuche la entrevista completa en inglés en este enlace.

BONUS 4: Michael Paul, del Instituto SWP

En la Puerta de Brandemburgo, en el centro de Berlín, euronews se entrevista con Michael Paul, experto alemán en geopolítica y sobre temas relacionados con la OTAN, del Instituto SWP (Stiftung für Wissenschaft und Politik). Escuche la entrevista en alemán en este enlace.

BONUS 5: Rudi Thurow

Rudi Thurow y su grupo clandestino ayudaron a diferentes personas a pasar al oeste y escapar de la RDA. Cuenta para euronews la increíble historia de su vida (en alemán). Haga clic aquí.