Última hora

Última hora

La huella de Marx en Berlín, 25 años después de la caída del muro

Leyendo ahora:

La huella de Marx en Berlín, 25 años después de la caída del muro

Tamaño de texto Aa Aa

“Los filósofos sólo han interpretado el mundo de diferentes maneras. Lo importante, sin embargo, es cambiarlo”. Veinticinco años después de la caída del muro, la antigua Universidad Humboldt de Berlín oriental todavía exhibe la famosa cita de Karl Marx – aunque el ‘marxismo-leninismo’ ya no se enseña aquí.

Una de las principales avenidas del este de Berlín todavía tiene su nombre y su estatua.

Los edificios a lo largo de la Karl Marx Allee fueron construidos al estilo socialista de los años 50, y la calle fue utilizada como principal avenida para los desfiles militares. Inicialmente, llamada Avenida Stalin, fue rebautizada en 1961, año del inicio de la construcción del muro de Berlín.

Pero, ¿la gente de aquí sigue recordando a Marx?
“Soy del Este. Aquí todo el mundo conoce a Marx”, señala un hombre.
“Todos los sistemas socialistas de Asia han cambiado sus sitemas. No creen más en la dialéctica”, afirma otro.
“Simplemente recordando “El Capital”, las verdades que Marx escribió, en mi opinión, siguen estando vigentes. Cuando dice que a partir de un beneficio del 1.000 por ciento el hombre no se detiene… basta con mirar a los bancos”, dice una mujer.

Berlín occidental también tiene su propia calle Karl Marx, incluso desde antes que el Este. Tomó el nombre del filósofo en 1947, después del final de la guerra, cuando la separación de las dos Alemanias era sólo un proyecto.

¿Cómo recuerda la gente del oeste a Karl Marx?

“Anticapitalista, pelo largo, lucha obrera…”, afirma un joven.
“Claro que no lo leí. Sus escritos fueron estudiados en el Este, como asignatura separada. No debió de ser muy fácil”, dice un jubilado.

Desde Berlín, nuestro enviado especial Olaf Bruns, hace la siguiente reflexión: “Con la caída del muro también desapareció el Estado que afirmaba haber cambiado el mundo siguiendo las ideas de Marx. Veinticinco años después, no sólo los filósofos sino también los ciudadanos de Berlín se preguntan si el mundo necesita otro cambio”.