Última hora

Última hora

La mexicana "La tiricia" gana el Alejandro de Oro en Tesalónica

Leyendo ahora:

La mexicana "La tiricia" gana el Alejandro de Oro en Tesalónica

Tamaño de texto Aa Aa

La película mexicana “La tiricia”, de Jorge Pérez Solano, ha recibido este fin de semana el Alejandro de Oro de la 55 edición del Festival de Cine de Tesalónica.

El filme de Pérez Solano, basado en hechos reales, nos cuenta la historia de dos mujeres que se ven obligadas a abandonar a sus hijos. Algo que las sumirá en una profunda tristeza.

“No me lo esperaba a pesar de que la película fue muy bien recibida en las dos proyecciones en las que estuve. Escuché muy buenos comentarios, la gente se acercaba a hablarme. Pero participar en un festival de este nivel, de esta categoría, ya es para mí como un premio y recibirlo físicamente rebasa las expectativas”, asegura el director.

La película israelí “At li laya” obtuvo el segundo premio de la competición, el Alejandro de Plata. Asaf Korman es su director.

“Urok”, de Kristina Grozeva y Petar Valchanov, ganó el Alejandro de Bronce. La película nos cuenta la historia de una joven profesora que trata de descubrir a un alumno que roba en su clase para darle una lección. Con problemas económicos, la joven tendrá que recurrir a prestamistas ¿Sabrá elegir ella el camino correcto? ¿Qué hace que una persona decente se convierta en delincuente?

Graal Films es la compañía griega que ha coproducido este filme, ¿por qué le resultó tan interesante?

“La parte de suspense se basa en una historia real. Cuenta la historia de una profesora que acaba robando un banco”, explica Konstantina Stavrianou, de Graal Films.

“Los valores morales de la protagonista se hunden. Tiene que adaptarse a un nuevo mundo muy diferente a ella”, asegura Rena Vougioukalou, de Graal Films.

Götz Spielmann es el presidente del jurado.

“Estoy muy contento, y no solo yo, porque este año el nivel de la competición ha sido muy alto. La mayoría de las películas son fantásticas. No suele ocurrir pero la calidad es una de las especialidades de Tesalónica”, explica Spielmann.

La actriz y cantante alemana Hanna Schygulla fue una de las figuras homenajeadas en Tesalónica este año por su carrera y por su contribución al mundo del cine.

Schygulla fue una de las actrices que más trabajó con Rainer Wener Fassbinder al que conoció en los años 60. Schygulla llegó a convertirse en la musa del Nuevo Cine Alemán.

“Muchas veces llamábamos a Fassbinder el mago. Siempre tenía la fórmula mágica para resolver una situación. Podía crear una escena rápidamente. Pero existía como una especie de maldición que lo perseguía. Puede que eso tuviese que ver con el hecho de que no creía en el amor”, afirma Schygulla.