Última hora

Última hora

La inauguración del Anillo de la Memoria, eje central de la conmemoración del Armisticio en Francia

Leyendo ahora:

La inauguración del Anillo de la Memoria, eje central de la conmemoración del Armisticio en Francia

Tamaño de texto Aa Aa

No olvidar el pasado para no repetir los errores en el futuro. Es lo que ha dicho el presidente francés, François Hollande, en la inauguración del Anillo de la Memoria, eje central de la conmemoración del Armisticio en Francia.

La instalación de acero contiene los nombres de los 580.000 soldados que perdieron la vida en el Paso de Calais. En orden alfabético, sin distinciones de país, religión, vencedores o vencidos.

En el acto se han descatado a tres como ejemplo de diversidad: un francés, un inglés y un alemán. El primer de ellos, el impactante testimonio en forma epistolar con su mujer de Marcel Garrigues. Como ha explicado la estudiante encargada de contar su biografía. “Hasta ahora me ha ido bien y espero seguir así hasta el final de la guerra”, escribía Marcel en junio de 1915. Sin embargo, nunca vio ese final que tanto esperaba”, leía la joven.

El segundo fue el poeta y soldado británico Wilfred Owen, quien reflejó en sus creaciones literarias la vida, y el sufrimiento en el frente. Así lo hizo en su “Himno a la Juventud Condenada”:

¿Doblarán las campanas por aquellos que mueren como ganado?
Sólo la rabia monstruosa de los cañones
el rápido tartamudeo de los fusiles
pueden rezarles una breve plegaria.

El tercero fue un soldado alemán, Karl Schrag, en cuyo pequeño homenaje por parte de un estudiante alemán se destacaba la facilidad con la que caen en el olvido los nombres de estos excombatientes. “Muerto al inició de la ofensiva, cuando se utilizaba principalmente la artillería, sin duda fue la víctima de la explosión de un obús. Ante la ausencia de pistas y documentos, como ocurre habitualmente con los combatientes alemanes dado que una gran parte de los archivos de la Gran Guerra fue destruida durante la II Guerra Mundial, tan sólo el trabajo paciente de curiosos e historiadores permite arrojar algo de luz sobre cuál fue el destino de millones de anónimos”.

En su discurso en el cementerio de Nuestra Señora de Loreto, el presidente francés ha remarcado la necesidad de unidad y de recordar los errores pasados para evitarlos en el futuro: “Cada vez que el nacionalismo resurge, cada vez que las ideologías de odio llegan a la superficie, cada vez que los separatismos se exacerban, todos debemos recordar la espiral de violencia del verano de 1914 y a dónde llevó a la humanidad. El recuerdo no es cosa del pasado, es cosa del presente y del futuro”.

En total el conflicto dejó más de 18 millones de muertos, entre militares y civiles. Su alcance internacional quedó perfectamente reflejado en este lugar.

“François Hollande ha recordado en su discurso la dimensión internacional del conflicto. En este anillo están los nombres de los casi 600.000 soldados fallecidos, entre ellos los más de 240.000 británicos que pagaron un alto precio en estas tierras de Artois”, resume nuestra enviada especial Laurence Alexandrowicz.