Última hora

Última hora

Al menos seis fallecidos en un ataque a una sinagoga en Jerusalén Oeste

Leyendo ahora:

Al menos seis fallecidos en un ataque a una sinagoga en Jerusalén Oeste

Tamaño de texto Aa Aa

Al menos cuatro israelíes han sido asesinados en una sinagoga del barrio ortodoxo de Har Nof, en la parte oeste de Jerusalén, aunque algunos medios locales sitúan la cifra en cinco.

El quinto muerto sería uno de los heridos de gravedad en el incidente, concretamente un policía, que no habría sobrevivido a las heridas.

Dos hombres, identificados por las autoridades como Ghasan Abu Jamal y Odai Abu Jamal, palestinos procedentes de Jerusalén Este, irrumpieron en el centro religioso con una pistola y armas blancas – al menos un cuchillo y un hacha – y atacaron a los presentes. La policía ha anunciado que igualmente ambos fueron abatidos durante el incidente.

Según la agencia de noticias china Xinhua, el Frente Popular para la Liberación de Palestina ha reivindicado la autoría de los hechos, asegurando que los dos atacantes pertenecen a su organización. Los asaltantes dejaron además varios heridos, aunque la cifra oscila en función de las fuentes.

Netanyahu promete responder con “puño de hierro”

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ha reaccionado rápidamente condenando el ataque. “Esto es el resultado de las provocaciones lideradas por Hamás y Abu Mazen (Mahmud Abas), unas provocaciones que la comunidad internacional ignora de forma irresponsable”, dijo Netanyahu en un comunicado, en el que advirtió que responderá con “puño de hierro”.

Por su parte Mahmud Abas, en un comunicado, ha condenado “la muerte de fieles rezando en la sinagoga” y ha denunciado la “muerte de civiles, sean del bando que sean”. Abas, quien próximamente pedirá al Consejo de Seguridad de la ONU un calendario para poner fin a la ocupación de los territorios palestinos, ha repetido este martes que “la ocupación es la causa de las tensiones”.

En cuanto a la ONU, la Oficina del alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos alertó a Israel que cualquier respuesta al tiroteo hoy en una sinagoga en Jerusalén Oeste en la que murieron cuatro israelíes, además de los dos presuntos atacantes, tiene que respetar la ley internacional. El portavoz de la Oficina, Rupert Colville, pidió a las autoridades israelíes que “se contengan, que no realicen actos punitivos colectivos, como demoler casas, y que tengan en cuenta las posibles consecuencias inflamatoria de sus actos”.

Colville recordó que la ONU condena “todos los actos de violencia y pidió “a todas las partes que se contengan” para intentar frenar la ola de violencia en la que están sumida Israel y los territorios palestinos.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, también ha condenado el asalto: “En Jersualén, palestinos han atacado a judíos que estaban rezando en una sinagoga en la que fueron asesinados en ese lugar sagrado en un acto de terror puro y un asesinato de brutalidad sin sentido. Pido a los líderes palestinos a todos los niveles que condenen este acto en los términos más firmes posibles. Esta violencia no tiene cabida en ningún sitio”, dijo.

También se ha pronunciado el presidente francés, François Hollande. “El presidente denuncia con la mayor fuerza el odioso atentado perpetrado esta mañana en una sinagoga en Jerusalén y a todos los que han osado saludar ese acto”, indicó la Presidencia francesa en un comunicado.

Hollande, que trasladó su pésame a las familias y al pueblo israelí, subrayó su “intensa inquietud ante el encadenamiento de actos de violencia en Jerusalén, Israel y Cisjordania”, a pocos días de que el próximo 28 de noviembre los diputados franceses voten en la Asamblea Nacional y a petición del gobernante Partido Socialista un texto simbólico para reconocer al Estado palestino.

Hamás y Yihad Islámica ensalzan el ataque

Los movimientos islamistas radicales palestinos Hamàas y Yihad Islámica ensalzaron la acción y subrayaron que se trata “de la reacción natural a los crímenes que perpetran los ocupantes y los colonos”.

En un mensaje colgado en su página de Facebook, el portavoz de Hamás en Cisjordania, Husam Badram, vinculó el ataque con la muerte el lunes de un conductor palestino de autobús, que apareció ahorcado. Mientras que la policía israelí asegura que se trató de un suicidio, tanto la familia como los amigos consideran que fue un asesinato perpetrado por judíos extremistas.

“Bendecimos la operación en Jerusalén y apreciamos el heroísmo de quienes la llevaron a cabo. Es un acto selectivo de resistencia a la ocupación y la respuesta práctica a los continuos crímenes de los ocupantes, el último de los cuales ha sido ahorcar a sangre fría a un conductor de autobús ayer en Jerusalén”, afirmó Badram.

Las redes sociales se han hecho eco además de que supuestamente simpatizantes de los radicales han empezado a distribuir dulces en Gaza para celebrar lo ocurrido.

Altercados en el barrrio de los agresores

Tras el ataque, estallaron enfrentamientos entre las fuerzas israelíes y grupos de palestinos en el barrio de Jabal al Mukaber, en Jerusalén Este, de donde procedían los dos atacantes, según han informado medios locales.

Según fuentes palestinas, los autores, Ghasan Abu Jamal y Odai Abu Jamal, serían familiares de un preso palestino liberado en el intercambio por el soldado israelí Gilad Shalit.

Meses de tensión y muertos

La ciudad santa es testigo de una creciente tensión desde que a principios de julio tres extremistas judíos mataran a un menor palestino en Jerusalén Este en venganza por el asesinato tres semanas antes a manos de exconvictos islamistas de tres estudiantes que hacían autostop cerca del bloque de colonias de Gush Etzion.

Desde entonces se han sucedido las protestas, los enfrentamientos entre la policía y jóvenes palestinos y los ataques de palestinos y colonos israelíes en los barrios árabes y el casco viejo de la ciudad.

La situación se agravó hace un mes, cuando un conductor kamikaze palestino mató a dos personas – entre ellas un bebé de tres meses y una ciudadana ecuatoriana – al intentar atropellar a los pasajeros que esperaban el tranvía en la línea que divide la ciudad.

Una semana después, un presunto pistolero palestino tiroteó y dejó gravemente herido en Jerusalén Oeste a un rabino ultranacionalista judío que aboga por cambiar el estatus de la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar más sagrado del Islam.

Los rumores sobre ese posible cambio – negado por el Gobierno israelí -, junto a las restricciones de acceso impuestas por Israel a los musulmanes y la constante subida de ultranacionalistas judíos fuertemente escoltados al lugar donde el judaísmo sitúa el Segundo Templo destruido por los romanos, son algunos aspectos que alimentan la tensión en la ciudad.

Apenas siete días después del tiroteo contra el rabino, que se recupera de sus heridas en un hospital, un segundo conductor kamikaze palestino mató a dos personas – entre ellas un guardia de frontera – en un intento de atropello similar en la misma zona que separa Jerusalén Este de Jerusalén Oeste.

Al igual que hoy, en los casos precedentes los movimientos islamistas radicales palestinos como Hamás y la Yihad Islámica alabaron el ataque.

euronews en DIRECTO