Última hora

La policía griega utilizó gases lacrimógenos y granadas de ruido para dispersar a algunos de los manifestantes que participaron en la marcha de homenaje a las víctimas de la Revuelta de la Politécnica de Atenas, que marcó el principio del fin de la Dictadura de los Coroneles en 1973. Este año la manifestación que reunió a unas 20.000 personas estuvo controlada por unos 7.000 policías para evitar incidentes mayores.

Más No Comment