Última hora

Última hora

Maxime Hauchard, retrato de un joven yihadista normando

Leyendo ahora:

Maxime Hauchard, retrato de un joven yihadista normando

Tamaño de texto Aa Aa

Maxime Hauchard, de 22 años, es el joven francés que aparece en el vídeo donde los terroristas del Estado Islámico decapitaron a una veintena de soldados sirios, entre ellos el activista Peter Kassig.

Así lo ha confirmado el procurador general de París, François Molins, que ha presentado cargos por “asesinato terrorista” contra el miembro del Estado Islámico.

El procurador explicó que el joven viajó a Siria para participar como yihadista en el conflicto del país bajo el falso pretexto de ir en “misión humanitaria”.

Recorrido clásico de los yihadistas europeos

Original de Rouen, capital de la región de Alta Normandía, Hauchard se hace llamar Abu Abdallah Al Faransi.

Se convirtió al Islam a los 17 años a través de Internet, aunque recibió educación católica.

Lo contó en julio de 2014 en una entrevista por Skype a la televisión francesa ‘BFMTV’ donde también confirmó que hace algo más de un año consiguió entrar en Siria burlando los controles de seguridad.

En la entrevista, explicaba que se encontraba en la ciudad de Raqqa, centro de la organización EI en Siria, y que su objetivo personal era “el ‘shahid’, el martirio. Esa es la mayor recompensa”. “Quiero morir como un mártir”, declaraba.

Según las informaciones aportadas por la cadena ‘BFMTV’, Hauchard estuvo en Mauritania en 2012 trabajando en una escuela coránica, donde también, según NBC news, asistió a una conferencia islámica.

Una vez allí, quiso entrar en Mali indignado por la operación francesa para combatir a yihadistas que habían ocupado una parte del país, pero no lo consiguió.

En agosto de 2013 entró en Siria a través de Turquía, según confirmó el ministro francés Bernard Cazeneuve en una rueda de prensa.

Hasta que bloquearon el acceso a su cuenta de Facebook, Hauchard subía fotos y contaba cómo era su vida en Siria, tal y como muestra el portal del Instituto de Investigación Mediática de Oriente Medio (MEMRI).

En un post de mayo de 2014 decía que se convirtió al Islam “indignado por el maltrato de los musulmanes en Europa y su deplorable condición en el mundo”.

También contó que al llegar a Siria entró en contacto con el Estado Islámico y que después de hacer una formación, se unió a una célula compuesta por ciudadanos de diversos países árabes y también europeos.

"Un chico amable y completamente normal"

Vecinos y familiares del joven del pueblo Le Bosc-Roger-en-Roumois, donde nació, reaccionaron con sorpresa al confirmarse su identidad en el vídeo. “No puedo creer que haya sido él quien ha cortado la cabeza a alguien. No es posible. No haría daño a una mosca. Era un niño feliz y tranquilo”, declaró a la televisión francesa su tío, Pascal Hauchard, que había hablado con su sobrino por teléfono dos semanas antes de las decapitaciones, según la página FranceTV info, de la televisión pública gala.

Otros vecinos aseguran que “no había nada de extremismo en su comportamiento” y que era un joven “amable” y “completamente normal”.

El periodista y escritor David Thomson recordaba a los lectores de Liberation.fr que en el caso de los jóvenes yihadistas europeos ya no hay un perfil-tipo. Asegura que no se puede generalizar ya que si bien muchos provienen de clases populares, otros jóvenes radicales han nacido en familias de clase media-alta.

El experto en terrorismo Jean-Charles Brisard, que identificó al joven en el vídeo de las decapitaciones, ha revelado que Maxime Hauchard estaba siendo vigilado por los servicios secretos franceses aunque no tenía antecedentes judiciales.

Hasta la fecha, las autoridades francesas han arrestado a 138 personas relacionadas con el yihadismo. 90 de ellas han sido inculpadas y otras 65 han ingresado en prisión.

Francia es el país de Europa que más islamistas radicalizados envía a Irak y Siria a combatir. Hasta noviembre de 2014 un total de 700 ciudadanos han dejado el país para unirse a la lucha yihadista.​