Última hora

Última hora

La aventura de Philae: "¡Aterrizamos en el cometa!"

Leyendo ahora:

La aventura de Philae: "¡Aterrizamos en el cometa!"

Tamaño de texto Aa Aa

Bienvenidos a Space. A lo largo de este año hemos seguido de cerca al equipo que dirigió la misión de Rosetta por el espacio y colocó la sonda Philae en la superficie del cometa Churiúmov-Guerasimenko. Veamos cómo triunfaron estos cazadores de Cometas.

Fue el Día D para Rosetta y Philae, el miércoles 12 de noviembre: un día que los cazadores de cometas nunca olvidarán. El día del aterrizaje en el cometa Churiúmov-Guerasimenko.

“Ayer estaba tranquilo, pero hoy los nervios y el estrés aumentan exponencialmente sin parar, aseguraba Matt Taylor del proyecto científico de Rosetta en la Agencia Espacial Europea:. Me siento como si ya estuviera allí. Ese es mi pronóstico para hoy, tengo total confianza.”

“¡Qué nervios! ¡Cuánto estrés! comentaba emocionado en aquellos momentos Paolo Ferri, Director de la Misión Rosetta en la ESA, Agencia Espacial Europea. Hemos pasado una noche difícil. La preparación de la sonda se alargó mucho, tuvimos que rehacer muchas cosas.”

Y entonces, empezaron a llegar buenas noticias, Rosetta recibió una señal de Philae, y después de algunas horas de tensión… Matt Taylor exclama: ¡Aterrizamos en el cometa!”

Al dia siguiente, los equipos de TV comienzan a recoger su material. En la Sala de Control de la Agencia Espacial Europea, tratan de localizar a Philae, después de que rebotara dos veces hasta posarse en una oscura grieta del cometa. Aún así está enviando información y eso es lo importante.

Armelle Hubault que trabaja en el equipo de operaciones de Rosetta mostraba su satisfacción: “Me siento muy feliz. ¡Hemos aterrizado sobre un cometa!”

El director del vuelo de Rosetta, Andrea Accomazzo, nos cuenta los diferentes pasos de esta delicada misión:

“En etapas importantes, como la separación y el descenso de la sonda, claro que había mucha emoción…”

“…pero nada comparado al momento en que la sonda consiguió posarse.”

“Yo empecé a gritar, creo que en ese momento liberamos la tensión retenida de meses y años de trabajo. Sin duda ha sido un gran logro.”

“Ayer vivimos tres momentos muy intensos, recordaba Armelle Hubault. Primero fue la separación de la sonda, un momento crítico pues no podíamos saber de antemano si había funcionado. Una vez conseguida la separación, teníamos que obtener la señal de Philae, y finalmente llegó el momento del aterrizaje, que fue lo más intenso, pues no sabíamos si la sonda sobreviviría al aterrizaje… y lo hizo. Tenemos información, tenemos ciencia.. ¡Es extraordinario!”

Mientras tanto en la Agencia Espacial Alemana, todo es alegría para el equipo del Philae. Es mágico saber que su bebé se ha posado en un cometa de 4 billones de años.

“Hemos estado vinculados tanto tiempo”, dice nostálgico el director adjunto del programa de Philae, Mario Salatti; “y ahora, es como cuando un hijo se despide de su mamá diciéndole: Ya soy mayor, y voy a seguir por mi cuenta. Fue algo increíble, y esto no va a parar. Es muy emocionante.

Entre tantas emociones, también hay algo urgente.
La batería de Philae no durará mucho, y el equipo debe trabajar rápidamente antes de que la sonda se quede sin energía y se quede en modo de espera, en standby.

Las explicaciones técnicas de Koen Geurts, Director técnico de la misión de Philae en la DLR, Centro Aeroespacial Alemán de Colonia:

“La sonda Philae se comunica con Rosetta a cada rotación completa del cometa, o sea que hay unas 12 horas de espera entre cada conexión. Durante este tiempo tenemos que tomar decisiones y preparar las órdenes operativas y enviarlas para que estén listan cuando Philae y Rosetta se comuniquen.”

“Estamos yendo paso a paso. ¿Qué hemos conseguido? ¿Cómo va la batería? ¿Cuánta energía nos queda? ¿Qué queremos hacer en la etapa siguiente?”

La sonda Philae ya ha enviado estas fotografías asombrosas. Son imágenes que podrían cambiar para siempre nuestra manera de entender los cometas.

Es muy importante. Pues los científicos creen que fueron los cometas los que trajeron el agua y los elementos básicos de la vida a nuestro planeta.

“Es un gran paso para entender la vida, quienes somos y de dónde venimos. Hay mucho qué aprender. Queremos saber más sobre el material del qué está hecho el cometa y su estructura, para saber cómo se formó, allá en los albores de nuestro sistema solar” asegura Holger Sierks, científico del Instituto Max Planck.

La información reunida por Rosetta y Philae será procesada y analizada. Se esperan resultados impactantes.

“La ciencia no es instantánea hay que asegurarse que las cifras son exactas, por ejemplo decía Matt Taylor. En las próximas semanas tendremos algunos resultados con nuestras primeras impresiones sobre el cometa y trataremos de responder algunas de las grandes preguntas que nos hicimos y que nos han impulsado a llegar hasta aquí.”

Con la forma de un extraño patito de goma, así es el lugar desde donde Philae llama a casa. He aquí nuestro cometa.

Pero pronto va cambiar, se calentará y comenzará a lanzar enormes cantidades de gas y polvo.

“El cometa se está acercando al sol, y sabemos bien que se volverá más activo hasta un punto donde no podremos localizar su órbita adecuadamente, señala Andrea Accomazzo. No sabemos cuándo será, puede ser en enero, febrero, o en marzo del próximo año.”

Rosetta seguirá monitorizando al cometa hasta el 2016, pero la suerte de Philae es incierta. Podría quedarse en hibernación o quizá despertar cuando reciba más energía del sol.

“Philae está en lo alto del cometa, y ahí seguirá. Cuando el cometa se acerque más al sol, podría suceder que la sonda pueda cargar su batería secundaria, y reiniciar sus operaciones, pronostica Mario Salatti.”

Los cazadores de cometas han vivido un día increible, y lo han compartido con todo el mundo.

El cometa es duro, helado y extraño. Pero su historia es cálida, humana e inspiradora.

“Rosetta tiene algo que me parece que no tienen otras misiones. No sé cómo describirlo. He trabajado y vivido esta misión, casi como si fuera parte de mi familia, decía Matt Taylor.”

“Este cometa tiene algo particular, un paisaje extraño y ajeno que cambiará con el tiempo, además está el hecho de su lejanía, estamos a 500 millones de kilómetros. A la velocidad de la luz tardaría media hora llegar allá.”

“La idea de que un objeto hecho por el hombre llegue a ese paisaje alienígena me deja sin aliento. Y creo que de eso se trata… Está ahí, y es asombroso, es algo… guau!”

Con Philae y Rosetta en los titulares, es fácil olvidarse que hay un montón de misiones espaciales. Así que echemos un vistazo a otras noticias de nuestro universo.

El grupo británico “Lunar Mission One” quiere lanzar una colecta masiva para su misión a la Luna. Quienes contribuyan podrán mandar cápsulas de tiempo digital que llevará la sonda lunar cuando despegue en 2024.

La Estación Espacial Internacional, ya cuenta con una impresora 3D. Los investigadores creen que podrían usar esta técnica para crear herramientas espaciales en condiciones de microgravedad.

Esta animación de la NASA muestra cómo las emisiones de dióxido de carbono se mueven en corrientes de aire por todo el planeta. Los datos del satélite brindan una visión global del ciclo del carbono.

El mes que viene pondremos los pies en la Tierra y hablaremos del delicado asunto de la política espacial.