Última hora

Última hora

Un video con tres abuelas probando marihuana por primera vez, viral en 24 horas

Leyendo ahora:

Un video con tres abuelas probando marihuana por primera vez, viral en 24 horas

Tamaño de texto Aa Aa

Es la última sensación en YouTube, con más de cuatro millones de visitas en 24 horas. Tres abuelas consumen cannabis por la primera vez y relatan sus sensaciones a la cámara.

La legalización del cannabis en varios estados de EEUU está cambiando la percepción que muchos estadounidenses tienen de esta droga según un estudio reciente del prestigioso instituto PEW

El periodista de euronews Thomas Seymat ha contactado a Mike Gaston, que trabaja en Cut, la empresa productora del vídeo. Explica que fue la producción más fácil que han hecho nunca: “fue bastante improvisado, los juegos los añadimos en el último minuto. Hicimos el vídeo en un ambiente muy distendido”.

Gaston cuenta que lo más duro fue el “casting” para elegir a las abuelitas.

“Fue casi imposible encontrar abuelas que nunca hubieran fumado “hierba”. Primero preguntamos a nuestras abuelas. Y resulta que todas lo habían probado. Después preguntamos a las abuelas de nuestros amigos. Ellas también habían fumado marihuana. Al final contactamos a nuestra agencia de casting, pero fue tan difícil que el director de Seattle Talent incluyó a su madre en el experimento porque ella nunca había fumado porros”.

Gaston asegura que sus intenciones son simplemente hacer vídeos “culturalmente relevantes, divertidos y accesibles” y que no crearon el vídeo por“activismo político” o con intención de abogar por la legalización de su consumo.

Explica que no se esperaban el éxito del vídeo que atribuye a que “las tres mujeres son geniales”.

¡Aspira con ganas!

Paula, Dorothea y Deirdre comienzan por confirmar que nunca lo han probado “estaba ocupada cuidando a mi familia” explica una de ellas, “con fumar cigarrillos y beber unas copas nos bastaba” dice otra para contar por qué nunca lo han probado.

En primer lugar fuman un “bong”, una pipa de agua de vidrio. “Necesitas más” le dice la primera que lo prueba a la siguiente. También ejerce de profesora con la última de ellas: “aspira con ganas”, le dice.

En un primer momento cada una aspira dos veces.

Pasado un minuto, comentan que es “más fácil de lo que pensaban” aunque les pica la garganta. “Creo que ha sido mejor fumar el bong que el cigarrillo, o porro, o como se llame”, sentencia la abuela en el centro de la imagen.

No sé de qué hablas, y no me importa

A los cinco minutos comienzan los primeros efectos “me parece que estoy sonriendo todo el rato” dice la primera de ellas.

Al cabo de 15 minutos les traen un vaporizador (que suministra el cannabis sin combustión) “creía que era un consolador, nunca había visto algo así” comentan entre carcajadas.

Después juegan a un juego de cartas en el que tienen que encontrar definiciones, también entre risas y comen con ganas las patatas fritas y otras cucherías que ponen a su disposición.

Para concluir, tras 40 minutos , explican sus sensaciones:

“Estoy relajada, veo muchos beneficios” dice la primera.

“He perdido el hilo de lo que dices, y no me importa” dice entre risas la segunda.

La tercera comenta que se siente menos drogada que sus compañeras aunque es la que más ha consumido.

La productora Cut basada en Seattle, termina precisando que “ninguna abuela ha resultado dañada en la realización de esta película”