Última hora

Última hora

Ferguson: Obama llama a la calma y el policía asegura tener la conciencia tranquila

Leyendo ahora:

Ferguson: Obama llama a la calma y el policía asegura tener la conciencia tranquila

Tamaño de texto Aa Aa

Con la vista puesta en la tensión racial en Ferguson y en toda la nación, el presidente estadounidense Barack Obama ha lanzado un mensaje de comprensión y ha llamado a la calma. Por un lado considera que no hay justificación alguna para la violencia en las calles, aunque asegura entender la frustración de aquellos que protestan contra la decisión del gran jurado.

“En cuanto a aquellos que creen que lo ocurrido en Ferguson es una excusa para emplear la violencia, no siento ninguna simpatía por ellos. No siento ninguna simpatía por aquellos que destruyen su propia comunidad. Pero para la amplía mayoría de gente que simplemente se siente frustrada, que siente dolor, porque tienen la sensación de que tal vez algunas comunidades no son tratadas de forma justa, o porque algunos individuos parecen valer menos que otros, a ellos les entiendo”, dijo Obama.

Por su parte, el policía Darren Wilson que disparó a Michael Brown, ha asegurado tener la conciencia tranquila. El agente defiendió en una entrevista que utilizó su arma, algo que nunca antes había hecho, al sentirse en peligro tras un forcejeo en el que según él el fallecido trató de arrebatarle la pistola y no pudo controlarle dada su mayor envergadura.

“Después de que me encarase decidí disparar. Hice una ronda de disparos y después paré. Me di cuenta de que al menos uno de los disparos le había alcanzado. No sé dónde pero vi como su cuerpo se retorció un poco. Entonces paré y grité de nuevo que se detuviese y se diese la vuelta, dándole la oportunidad de que parase. Sin embargo, él ignoró las órdenes y siguió corriendo. Y cuando vi que volvía a correr, realicé otra ronda de disparos. Y de nuevo al menos uno de ellos le alcanzó, porque vi como se retorcía”, explicó en una entrevista Wilson.

Su versión se opone a la de varios testigos que aseguran que Brown tenía los brazos en alto cuando fue abatido. Sin embargo, las contradicciones que presentaron algunos de ellos en sus declaraciones fueron determinantes para la no imputación del agente. También lo fueron las lesiones presentadas por el policía en un análisis médico posterior para demostrar el supuesto forcejeo.