Última hora

Última hora

Dar un giro hacia una economía circular

Leyendo ahora:

Dar un giro hacia una economía circular

Tamaño de texto Aa Aa

Esta semana estamos en Dublín, Irlanda. Aquí como en todo el mundo, el consumo de aparatos electrónicos no para de crecer y junto con él, los desechos que estos generan. Es un problema que una PYME ha sabido transformar en una oportunidad de negocio.

Producir ordenadores ecológicos y que casi no generen residuos es el reto de Paul Maher. Hace tres años le fue otorgada a su empresa la primera certificacion Ecolabel europea que se le daba a un fabricante de PC’s. Sus ordenadores son reciclables y consumen menos de la mitad de electricidad.

“No utilizamos ni mercurio, ni plomo, ni PVC, ni plásticos en nuestros ordenadores, asegura Paul Maher, director gerente de MicroPro Computers.

Paul Maher y Ann Galligan han desarrollado un modelo de negocios basado en el servicio posterior a la venta, con el objetivo de dar una larga vida a sus ordenadores personales.

“Nuestros ordenadores se pueden actualizar gracias a su diseño modular que hace que sean fáciles de reparar. Están hechos de madera nueva o reciclada, así que cada computadora es única.”

Esto es lo que se llama la economía circular, todo o casi todo es reutilizable. Al final de su vida útil, los ordenadores ecológicos, servirán como cajas registradoras, o como iluminación de emergencia.

Hoy en día, la empresa de 25 empleados genera una volúmen de negocio de un millón y medio de euros anuales en Irlanda. En cinco años, busca llegar a los 10 millones de euros y triplicar su personal gracias a sus asociados en Europa. Anne Galligan, directora de MicroPro Computers, apunta hacia esos proyectos futuros:

“Nuestro modelo de negocio puede reproducirse por todo el mundo. Estamos tratando con varios centros de servicio por toda Europa, de manera que nuestros ordenadores puedan tener la misma garantía de servicio que en Irlanda.”

Este modelo de economía circular, ¿podría adaptarse a todos los sectores? Se lo preguntamos a Shane Colgan, experto irlandés de la Agencia de Pretección del Medioambiente.

“La economía circular funcionará en todos los sectores de la economía, como por ejemplo compartir el coche y también hay una fábrica en Irlanda que convierte desechos plásticos en material textil.”

Se estima que al fabricar productos más duraderos y reutilizar los materias las empresas de la UE, podrían ahorrar hasta 600 mil millones de euros, es decir un 8% del volumen de negocio anual.

El paso a la economía circular podría generar hasta 580.000 puestos de trabajo en Europa, y al mismo tiempo ayudar en la lucha contra el calentamiento global.

“Con la economía circular todos salimos ganando, prosigue Shane Colgan de la EPA, Agencia de Pretección del Medioambiente. La Comisión Europea asegura que de aquí a 2030 podríamos reducir las emisiones de carbono en 450 millones de toneladas al año.”

Anne Galligan nos revela la clave del éxito de su negocio:

“La clave de nuestro éxito está en diseñar y desarrollar productos ecológicos y de alta calidad, que pueden tener varias vidas y usos. Eso nos hace únicos y nos distingue de nuestros competidores.”