Última hora

Última hora

Irán: "Arabia Saudí es quién tiene más que perder si no se baja la producción de petróleo"

Leyendo ahora:

Irán: "Arabia Saudí es quién tiene más que perder si no se baja la producción de petróleo"

Tamaño de texto Aa Aa

Irán es uno de los perdedores por la decisión de no reducir la producción de petróleo por parte de la OPEP. La Organización de Países Exportadores de Petróleo decidió en su reunión semestral del jueves en Viena mantener los treinta millones de barriles diarios que fija desde 2012, a pesar de que los precios están cayendo a casi setenta euros el barril de Brent. El ministro del Petróleo iraní, Bijan Namdar-Zanganeh, concedió una entrevita a Euronews sobre el asunto.

“El control de la cuota de mercado ha sido históricamente uno de los temas importantes de la OPEP. En los últimos años, esta cuota de mercado por parte de la organización ha bajado repetida y constantemente”.

Exactamente, desde 2008 esta cuota de mercado por parte de la OPEP ha descendido del 42 al 35 por ciento. Una alarma para los países miembros, que consideran una amenaza el aumento de producción de Estados Unidos con el petróleo de esquisto.

“Es verdad que, si la producción de la OPEP baja demasiado, el impacto de la organización acabará minimizándose. Un factor determinante es saber cuál es el precio razonable para nosotros. Mientras mantengamos la cuota de mercado, los Estados miembros también pueden disponer de suficientes ingresos para hacer funcionar sus países y realizar las inversiones necesarias para incrementar la producción de cada uno”.

El objetivo del líder de la OPEP, Arabia Saudí, es contrarrestar este aumento progresivo del crudo de esquisto en Estados Unidos. Y, una manera, es que bajen los precios para que su extracción en la primera economía del mundo deje de ser rentable.

“Debería haber un consenso para cada decisión. En las discusiones sobre la reducción de la producción, por supuesto que el papel de Arabia Saudí es importante. Pero, recuerdo que tal como han quedado las cosas, es Arabia Saudí quien tiene más que perder”.

De momento, para los intereses de Teherán un petróleo a 75 dólares el barril es aun soportable. Con este precio se ha revisado el presupuesto del año que viene, después de que el presente todavía se basara en uno a cien dólares. Por debajo, su economía se vería fuertemente resentida cuando intenta volver a los mercados occidentales.