Última hora

Última hora

La catástrofe de Bhopal sigue causando nuevas víctimas cada día 30 años después

Una tercera generación de niños continúa naciendo con malformaciones, retraso mental o sordera.

Leyendo ahora:

La catástrofe de Bhopal sigue causando nuevas víctimas cada día 30 años después

Tamaño de texto Aa Aa

Los efectos de la catástrofe de la ciudad india de Bhopal siguen causando mucho dolor y nuevas víctimas cada día, 30 años después. Los supervivientes aseguran que los que murieron hace 30 años en la fuga de gas tuvieron suerte. Muchos recién nacidos siguen pagando el precio de lo ocurrido en Bhopal hace tres décadas, con enfermedades y malformaciones que les acompañarán de por vida.

“Me siento pesada… Tengo como telarañas en los ojos, ni siquiera siento luz en mis ojos… Caminar también es difícil”, cuenta Heera Bai, una anciana, víctima de la catástrofe de Bhopal.

“El suelo y las aguas de las zonas próximas a la fábrica química siguen contaminados”, por lo que el número de víctimas “seguirá aumentando”, asegura el relator especial de la ONU sobre derechos humanos y desechos tóxicos, Baskut Tuncak.

“El Gobierno y las organizaciones no gubernamentales han demostrado que hasta a tres kilómetros o tres kilómetros y medio de la fábrica y a una profundidad superior a 20 metros hay sustancias químicas que provocan todos estos daños, causan cáncer y defectos de nacimiento. Sin embargo, no se ha hecho nada”, declara Satinath Sarangi, activista en la lucha de las víctimas de Bhopal.

Durante la madrugada del 2 al 3 de diciembre de 1984, un escape de gas tóxico en la fábrica de pesticidas de Bhopal causó la peor catástrofe industrial de la historia.

En unos días murieron 3.500 personas. Hasta 25.000 han fallecido, en estos años, según las asociaciones de víctimas. La tragedia dejó, además, 34.000 heridos graves y medio millón de afectados con distintas secuelas.

Las víctimas siguen esperando que se haga justicia, ya que el proceso judicial sigue abierto. También que el Gobierno haga lo necesario para acabar con la contaminación que sigue provocando víctimas a diario y poner fin a una espiral de sufrimiento que dura 30 años.