Última hora

Última hora

La ofensiva diplomática palestina gana terreno en Europa

El 30 de octubre de este año, Suecia se convirtió en el primer gran país de Europa Occidental en reconocer el Estado palestino. Es un territorio, un

Leyendo ahora:

La ofensiva diplomática palestina gana terreno en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

El 30 de octubre de este año, Suecia se convirtió en el primer gran país de Europa Occidental en reconocer el Estado palestino. Es un territorio, un pueblo, un Gobierno, como exige la ley internacional, afirmó la ministra de Exteriores Margot Wallstrom. Pero las razones son tan políticas como pragmáticas.

Punto de vista

Hemos constatado una radicalización de muchos jóvenes palestinos que tienen sólo dos opciones: aceptar la situación como es o utilizar métodos violentos para cambiarla.

Margot Wallstrom. Ministra sueca de Exteriores:
“Hemos visto un aumento de los asentamientos y una escalada de la violencia en Jerusalén y en Cisjordania. Y en seis años, hemos asistido a tres guerras en Gaza. También hemos constatado una radicalización de muchos jóvenes que tienen sólo dos opciones: aceptar la situación como es o utilizar métodos violentos para cambiarla”.

En realidad, unos días antes, el Parlamento británico ya aprobó por aplastante mayoría una iniciativa más moderada, instando al Gobierno británico a reconocer el Estado de Palestina. Al tratarse de una votación no vinculante, sin alcance para el Gobierno de Cameron, fue un gesto esencialmente simbólico.

Con una abstención, dos votos en contra y 319 a favor, el Parlamento español siguió la corriente en noviembre. En la tribuna del público, la delegación palestina dió rienda suelta a su alegría. La exministra de Exteriores de Zapatero explicaba por qué este voto simbólico puede hacer avanzar las cosas.

Trinidad Jiménez:
“Para tratar de contener la violencia exacerbada de estos grupos terroristas, Israel necesita llegar a un acuerdo con aquellos líderes que muestran moderación, que rechazan la violencia, como es el caso del Presidente de la Autoridad Nacional Palestina.”

La ruptura el pasado abril tras 9 meses de negociaciones tiene mucho que ver con estas iniciativas. El primer ministro israelí, Benjamin Netayanhu, la justificó por la reconciliación entre Hamas y la OLP.

Pero al mismo tiempo, retomó la política de expansión de colonias judías en Cisjordania y en Jerusalén Este. Una colonización negada por el Gobierno israelí pero que dificulta la viabilidad de un Estado Palestino.

En el terreno diplomático, los palestinos intentan impulsar su causa en la ONU. El 29 de noviembre, aniversario de la partición de Palestina, los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe mandataron a Jordania para presentar un borrador de resolución en el Consejo de Seguridad, fijando un plazo para la creación de un Estado palestino con las fronteras de 1967 con Jerusalén Este como capital.

Hace dos años, la asamblea general de la ONU aprobó por 138 votos la concesión del estatuto de Estado observador a Palestina. Una victoria diplomática pero sólo un tímido avance, ya que la inmensa mayoría de las naciones que han reconocido el Estado palestino son países en desarrollo.