Última hora

Última hora

Greenwashing: una publicidad engañosamente verde

La pregunta de hoy nos la hace Günther desde Leipzig,Alemania: “Algunas marcas y organizaciones recurren a una argumentación a favor de la protección

Leyendo ahora:

Greenwashing: una publicidad engañosamente verde

Tamaño de texto Aa Aa

La pregunta de hoy nos la hace Günther desde Leipzig,Alemania:

“Algunas marcas y organizaciones recurren a una argumentación a favor de la protección del medio ambiente por mero oportunismo comercial, lo que se llama “greenwashing” o “lavado verde”. ¿Podrían explicar este procecimiento de márketing?”

La respuesta de Edwin Zaccai, profesor de la Universidad Libre de Bruselas (ULB) y director del Centro de Estudios del Desarrollo Sostenible:

“Bueno, creo que al traducir “greenwashing” en español, se podría decir ‘lavado verde’, como si dijéramos ‘lava más blanco que blanco”. Hablamos de greenwashing cuando algunas empresas comerciales o instituciones públicas comunican
sobre sus actividades exagerando el aspecto ecológico respecto a la realidad. Es el caso, por ejemplo, de un coche eléctrico, cuando se hace creer que no tiene un impacto ecológico. Ya que sí que lo hay, a menudo hay un impacto ecológico al producir la electricidad o al fabricar el coche.

O por ejemplo, cuando grandes compañías de petróleo o de gas destacan en su publicidad las investigaciones que realizan sobre energías renovables, mientras que al fijarnos en las cifras, vemos que éstas sólo representan una ínfima parte de sus actividades.

Así que la idea del greenwashing o “lavado verde” es evidentemente crear expectativas más ecológicas entre los consumidores y ciudadanos para así posicionar sus productos y marcas. Y en sentido estricto, el greenwashing es difícil evitar…

… Sobre todo porque se trata de profesionales de las relaciones públicas que dejan caer esos mensajes e imágenes de forma sutil.

Sin embargo, al analizar la opinión pública, nos damos cuenta de que ese tipo de afirmaciones ‘verdes’ o pseudoecológicas no generan tanta confianza entre el público.

Y por eso, la gente prefiere las etiquetas ecológicas cuando existen, o las opiniones de los científicos o de las ONG que puedan aportar una visión independiente sobre esos alegatos medioambientales.

Y para terminar, creo que podemos contar con el sentido común de cada uno ante esos discursos virtuosos que resultan exagerados.”

Si quiere hacer una pregunta en Utalk, haga clic en este botón.