Última hora

Última hora

Liberalización de servicios a la francesa, a la espera de una aprobación parlamentaria

Leyendo ahora:

Liberalización de servicios a la francesa, a la espera de una aprobación parlamentaria

Tamaño de texto Aa Aa

Francia ensaya la liberalización en parte de su economía, aunque los sectores afectados ya se han manifestado en contra. El Gobierno ha presentado un proyecto de ley sobre el crecimiento y la actividad que pretende ampliar el trabajo dominical el domingo o abrir a la competencia las profesiones jurídicas. Según este proyecto, los comercios podrán ampliar la apertura de cinco a doce domingos anuales si lo decide cada ayuntamiento.

“¡Dos domingos antes de Navidad, dos mediodías más al año, me interesa!”, reacciona sobre la iniciativa una comerciante de Nantes. “En cambio, si fuera todos los domingos, estaría en contra. Intento preservar mi vida familiar”.

“Estoy a favor de que todos los comercios estén abiertos el domingo porque soy estudiante y, cuando se busca trabajo, la idea es que sea el fin de semana”, desea una chica también en Nantes. “Si solo queda el sábado, no es gran cosa”.

El proyecto lleva el nombre del reciente ministro de Economía Emmanuel Macron y ha contado ya con la movilización en contra de notarios, ujieres y procuradores. Según el texto, las tarifas notariales se fijarán por decreto para que bajen y se podrá acceder a la profesión con un gabinete propio.

“Todo el mundo debe aceptar el cambio de lo que no funciona bien”, justificó el jefe del Ejecutivo, Manuel Valls, en una rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. “El cambio de lo que penaliza la actividad y por tanto el empleo, aunque esto pueda alterar las costumbres, los intereses particulares o los corporativistas”.

Otro de los numerosos dispositivos de este proyecto es la apertura de nuevas líneas de autocares que aumenten la competencia al tren y el vehículo privado. En este sentido, el Ejecutivo francés pretende controlar la subida de los peajes de autopistas a través de una nueva autoridad de regulación. Algunas de estas medidas, sin embargo, cuentan incluso con la oposición del ala izquierdista del partido del Gobierno, lo que promete un debate acalorado a partir de su discusión en la Asamblea Nacional el 22 de enero.