Última hora

Última hora

Imprimir la cena es posible

Foodini, una invención de una empresa catalana, no es tan diferente de una impresora 3D normal pero, en lugar de imprimir con plástico, emplea

Leyendo ahora:

Imprimir la cena es posible

Tamaño de texto Aa Aa

Foodini, una invención de una empresa catalana, no es tan diferente de una impresora 3D normal pero, en lugar de imprimir con plástico, emplea ingredientes comestibles que salen de cápsulas de acero inoxidable.

Los usuarios, también, podrán controlar el dispositivo remotamente por medio de un teléfono móvil.

“Imprimimos con ingredientes frescos, es mucho mejor que comprar comida precocinada en el supermercado que suele llevar ingredientes artificiales, aditivos o conservantes. Encontramos muchas veces ingredientes que suenan a química. Con esta impresora pretendemos que la gente vuelva a la cocina y prepare este tipo de comidas con ingredientes frescos. La impresora en 3D permite realizar todo tipo de composiciones culinarias”, explica Lynette Kucsma, cofundadora de Natural Machines.

Para los que se atrevan, la gravedad funciona un poco en contra, ya que la comida no mantiene la forma totalmente una vez impresa.