Última hora

Última hora

El rublo se estabiliza, pero las familias rusas celebran un Fin de Año sin poder adquisitivo

Leyendo ahora:

El rublo se estabiliza, pero las familias rusas celebran un Fin de Año sin poder adquisitivo

Tamaño de texto Aa Aa

Las fiestas de Fin de Año se anuncian morosas en Rusia, pese de que se haya vuelto una cierta calma al país tras la tormenta financiera de las últimas semanas. La moneda nacional se ha estabilizado en torno a los cincuenta y sesenta rublos por dólar y euro, respectivamente. Esta relativa tranquilidad se debe, primero, a la demanda del Gobierno a las grandes empresas exportadoras como Gazprom o Rosneft de que vendan parte de sus reservas en dólares. La segunda razón es que el banco central ha instalado supervisores en los grandes bancos para el control de cambios.

Mientras tanto, la clase media rusa empieza a verse obligada a modificar sus hábitos de vida.

“¡Igual deberíamos ahorrarnos los regalos del Año Nuevo!”, reflexiona este moscovita. “Después de planificar las finanzas familiares, nos dimos cuenta de que con nuestra hipoteca que se ha incrementado al menos el doble o más tenemos la cartera desplumada”.

Esta familia pensaba mudarse a otro apartamento más grande para tener un tercer hijo, pero por el momento han abandonado el proyecto así como sus tradicionales viajes de vacaciones al extranjero.

Economistas que han participado en los últimos Gobiernos advierten de las consecuencias de la situación actual.

“Hemos entrado o estamos entrando en una economía en crisis real, una crisis a gran escala”, afirmó el exministro de Finanzas Alexei Kudrin. “El año que viene, sentiremos los efectos. Por primera vez desde el acceso al poder de Putin y Medvedev el año 2000, los ingresos de los hogares para la gente normal decrecen”.

La inflación en el país se ha disparado al diez por ciento y algunos expertos predicen que la economía rusa podría caer el año que viene casi un cuatro por ciento.