Última hora

Última hora

Lituania afronta la inminente llegada del euro

Tras importantes sufrimientos económicos, la economía lituana ha estado creciendo desde 2011 y se prevé un fuerte aumento del PIB. La inflación est�

Leyendo ahora:

Lituania afronta la inminente llegada del euro

Tamaño de texto Aa Aa

Tras importantes sufrimientos económicos, la economía lituana ha estado creciendo desde 2011 y se prevé un fuerte aumento del PIB. La inflación está ahora bajo control, el empleo está mejorando y la deuda pública es baja. Lituania es el país báltico más meridional y también el más poblado. Durante el siglo XIV, el Gran Ducado de Lituania era el país más grande de Europa, formado por las actuales Lituania, Bielorrusia, Ucrania y algunas zonas de Polonia y Rusia. En 1990 se convirtió en la primera república soviética en declarar su independencia, para pasar a ser miembro de la Unión Europea y de la OTAN en 2004. Ahora está a punto de convertirse en el decimonoveno país de la eurozona.

Rodeada por Polonia, Letonia, Bielorrusia y el óblast de Kaliningrado, el 84% de la población está formada por lituanos, el 6% por polacos y el 5% por rusos. Los lituanos comenzaron a utilizar las litas en 1922, tras la Primera Guerra Mundial, reintroduciéndola de nuevo en 1993 tras la salida del país del rublo. Desde 1994 la moneda nacional estuvo vinculada con el dólar hasta que lo hizo con el euro a partir de 2002. La entrada en el euro de Lituania fue denegada en 2007 debido a la alta inflación y a la crisis económica. Tras aprobar los criterios de convergencia, Lituania adoptará el euro a partir del uno de enero de 2015.

La inflación es siempre una preocupación durante una transición monetaria pero la doble indicación de precios de acuerdo con los estándares oficiales puede permitir a la gente saber si los empresarios están jugando limpio. También está la preocupación por los costes puntuales y las tasas de interés, que deberían bajar tras la adopción del euro. Se espera la mejora a medio plazo del empleo debido a la transición. Pero a largo plazo solo será posible con reformas estructurales.

Lituania cuenta los días que restan para el big bang del uno de enero, cuando el euro esté en los bolsillos de los ciudadanos y durante los primeros quince días del año conviva con las antiguas litas. Los bancos y las oficinas de correos ya han sido aprovisionados con la nueva divisa. Los ciudadanos de a pie también pueden obtener muestras de las nuevas monedas. Muchos minoristas han firmado un memorándum comprometiéndose a no utilizar la adopción del euro como pretexto para aumentar los precios. A la supervisión de cuarenta bienes y servicios básicos, el Gobierno ha sumado otros cien que estarán bajo control hasta el próximo mes de agosto.