Última hora

Última hora

Ucranianos y separatistas intercambiarán todos los prisioneros antes del domingo

Es uno de los compromisos alcanzados el miércoles en Minsk. Según Ígor Plótnitski, líder de los sublevados de Lugansk, los prorrusos entregarán a

Leyendo ahora:

Ucranianos y separatistas intercambiarán todos los prisioneros antes del domingo

Tamaño de texto Aa Aa

Es uno de los compromisos alcanzados el miércoles en Minsk. Según Ígor Plótnitski, líder de los sublevados de Lugansk, los prorrusos entregarán a Kiev a 150 soldados ucranianos y recuperarán a cambio a 225 de sus hombres.

En Debaltseve, en la región prorrusa de Donetsk, el ayuntamiento es ahora la sede del grupo de coordinación donde hay representantes rusos, ucranianos y separatistas auspiciados por la OSCE.

Le preguntamos a uno de los militares rusos si su presencia significa que Rusia es parte del conflicto. “Nunca hemos sido parte del conflicto. Aquí estamos ayudando a los dos lados, las repúblicas de Donetsk y Lugansk”.

La tregua acordada el día 9 no se cumple por completo. Sin embargo, los combates se han reducido significativamente. En las posiciones ucranianas, los soldados confirman que el alto el fuego está lejos de ser aún una realidad.

Para Oleksandr, uno de los soldados ucranianos: “Lo más duro de estar aquí es que cuando te atacan no puedes defenderte, te debes a los acuerdos”.

La enviada especial de Euronews a la zona de conflicto, Angelina Kariakina, explica sobre el terreno: “El frente está practicamente a 200 metros de aquí. Si los acuerdos de Minsk se cumplieran ambas partes tendrían que replegarse con su armamento hacia el interior a 15 o 20 kilómetros de aquí”.

El alto el fuego ha sido sistematicamente violado por las dos partes. En Debaltseve la destrucción es enorme. Agua y electricidad se han restablecido. En algunos barrios solo quedan perros abandonados. El 60 % de los habitantes resisten en condiciones límite que han empeorado al llegar el invierno.

No hay ni rastro de celebración navideña, cada vez que hay disparos, los vecinos se refugian en los sótanos.