Última hora

Última hora

Alexei Navalny, la bestia negra de Putin

Alexei Navalny se ha ganado a pulso en los últimos años en las calles de Moscú el calificativo de figura principal de la oposición a Vladimir Putin

Leyendo ahora:

Alexei Navalny, la bestia negra de Putin

Tamaño de texto Aa Aa

Alexei Navalny se ha ganado a pulso en los últimos años en las calles de Moscú el calificativo de figura principal de la oposición a Vladimir Putin.

Punto de vista

"Me dedico a investigar la corrupción y en Rusia eso es un trabajo a tiempo completo. La corrupción es el asunto más importante en la agenda política del momento. No voy a fingir diciendo que se trata solo de corrupción, se trata de política".

Orador vehemente y carismático, denunció la corrupción de las élites y marcó las elecciones legislativas a la Duma al calificar al partido de Putin, Rusia Unida, como “el partido de los estafadores y los ladrones”.

Diplomado en Derecho Empresarial por la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos fue marginado del partido liberal Yábloko por sus posiciones nacionalistas.

Se opone a Putin en su mismo terreno, el de la defensa de los intereses de Rusia.

Desde Internet vigila la corrupción en el sitio Rospil con ayuda de otros abogados. Desvela cuentas, convocatorias de concursos y licitaciones de la administración. Publica los resultados de sus investigaciones y los nombres de los implicados.

Navalny explica: “Me dedico a investigar la corrupción y en Rusia eso es un trabajo a tiempo completo. La corrupción es el asunto más importante en la agenda política del momento. No voy a fingir diciendo que se trata solo de corrupción, se trata de política”.

Navalny, el más inagotable opositor al Kremlin, combina la lucha política clásica con golpes de efecto como comprar acciones de grandes grupos petroleros y gasisticos semi públicos para exigir transparencia.

En 2013 se presentó como candidato a la alcaldía de Moscú. Alexei Navalny obtuvo más del 27% de los votos, quedó el segundo, confirmado ya como el mascarón de proa de la oposición a Putin.

Todo ello le pone en el punto de mira del poder. Y eso le lleva a frecuentar los juzgados y dar la batalla ante togas negras.

Ya en 2013 le condenaron a cinco años de campo de trabajo por el robo de diez mil metros cúbicos de madera por un valor de algo más del equivalente a 400.000 euros cuando era consejero del gobernador de Kirov en 2009.

Veinticuatro horas después fue liberado con el pretexto de ser candidato a la alcaldía moscovita. Una única condición: no podría abandonar Moscú.