Última hora

Última hora

El euro pierde la cota de 1,20 respecto al dólar, por primera vez en nueve años

Leyendo ahora:

El euro pierde la cota de 1,20 respecto al dólar, por primera vez en nueve años

Tamaño de texto Aa Aa

El euro baja de la cota de 1,20 respecto al dólar por primera vez desde hace casi nueve años por la tensión a medida que se acercan las elecciones griegas. La moneda única, que ya se había ido devaluando durante todo el año 2014, llegó incluso a situarse en 1,18. Algo que no se veía desde marzo de 2006.

“Las discusiones sobre Grecia lideran la agenda de los medios y los inversores”, subraya el analista Christian Kahler, del DZ Bank alemán. “Pero es significativo que las reformas en Francia e Italia no vayan más lejos, lo que provoca incerteza en muchos inversores. Por ello, el dinero se está yendo hacia Estados Unidos, fuera del euro”.

El euro se fue recuperando de las bajas cotas de hace una década para situarse en torno a 1,30 en relación al dólar en 2011. Incluso en 2012, no llegó a perder el nivel psicológico de 1,20. Aunque el año 2014, ya se cerró por debajo.

La principal causa, ahora mismo, es el desenlace de las elecciones helenas. Aunque, en el fondo, esta caída es algo deseado por los mismos países de la eurozona para favorecer las exportaciones. Si el dólar se refuerza, las mercancías europeas resultan más baratas. Y unas importaciones de petróleo que se convierten en más caras se compensan por la actual caída de su precio.

“Grecia es realmente importante para la eurozona”, advierte el agente bursátil en Fráncfort Fidel Helmer, de Berater Bei Hauck & Aufhäuser Privatbankiers. “Una salida de Grecia reavivaría los temores de que haya otros candidatos. Lo que llevaría a un pánico bancario, los clientes retirarían sus fondos”.

De momento, la bolsa de Atenas cerró en torno a un cinco por ciento negativo. La situación mete todavía más presión al Banco Centrel Europeo ante su próxima reunión del 22 de enero, en que finalmente se podría poner en marcha la compra de bonos soberanos de los países en dificultades. Una solución a la que, precisamente, siempre se han opuesto la autoridades alemanas.