Última hora

Última hora

Alemania: ¿Última salida Grecia?

¿Considera realmente Angela Merkel una salida de Grecia de la zona euro? En todo caso, el escenario que evocaba la revista alemana “Der Spiegel” este

Leyendo ahora:

Alemania: ¿Última salida Grecia?

Tamaño de texto Aa Aa

¿Considera realmente Angela Merkel una salida de Grecia de la zona euro? En todo caso, el escenario que evocaba la revista alemana “Der Spiegel” este lunes, ha provocado la peor caída de la moneda única frente al dólar en ocho años.
Pero el desplome del euro, que refleja la preocupación de los inversores sobre la capacidad de recuperación de las economías de la zona, tiene otro efecto, muy positivo, para Alemania, el país de la canciller.

Fidel Peter Helmer. Director comercial de Hauck & Aufhaüser:
“Los países exportadores están contentísimos de que el euro esté tan bajo, porque sus productos se vuelven más baratos para los extranjeros.”

Y las exportaciones son el motor tradicional de la primera economía de la Unión. En 2013 representaron el 46% de su PIB. Francia es su principal destino, seguida por otra economía de peso: Estados Unidos.

Un euro débil tiene todas las posibilidades de disparar la demanda estadounidense de productos made in Germany, impulsando una industria alemana que ha perdido fuelle en los últimos tiempos: el drástico retroceso en la prducción del sector el verano pasado estuvo a punto de hacer que Alemania entrara en recesión.

La caída del euro se combina también con la bajada del precio del petróleo, con lo que se compensan unas importaciones energéticas más caras.

La consecuencia de que llenar el depósito cueste menos es que los hogares alemanes disponen de más capacidad de consumo, más que suficiente para subir la moral de los economistas…

Jörg Krämer. Economista jefe en Commerzbank AG:
“La combinación de un euro débil y de la bajada de los precios del petróleo impulsa considerablemente la economía. Para nosotros, es una razón de peso para esperar que la economía alemana salga del estancamiento en el que pasó los últimos meses del año pasado. Ahora, comenzará poco a poco el crecimiento.”

Otro efecto benéfico de un euro débil es la inflación importada que puede contrarrestar el riesgo deflacionista que se precisa en la zona euro: en Alemania, los precios sólo han aumentado un 0,1 % en diciembre, mientras que en España el IPC aceleró su caída con un recorte del 1,1% en tasa interanual.

El Banco Central Europeo teme una espiral a la japonesa. Es decir, que los consumidores aplacen sus compras a la espera de que los precios caigan aún más.
La solución que proponen algunos economistas es una política de compra masiva de activos, o lo que es lo mismo, poner en marcha la fábrica de billetes. Aunque Berlín considera que es una opción demasiado costosa.

Pero indudablemente, la salida de Grecia de la zona euro costaría también muy caro a Alemania, que posee 65.000 millones de euros de la deuda griega.

Aunque Berlín ha desmentido las afirmaciones de “Der Spiegel”, una cosa está clara: la caída del euro y los rumores, juegan a su favor.