Última hora

Última hora

La eurozona, en peligro para 2015 si las principales economías no crecen

Leyendo ahora:

La eurozona, en peligro para 2015 si las principales economías no crecen

Tamaño de texto Aa Aa

La eurozona esquivó de poco la recesión en 2014, pero podría caer en ella a principios de 2015. Esta es la impresión de los responsables del instituto Markit según sus índices empresariales mensuales. En diciembre, se observó una pequeña mejora. Pero el último trimestre del año pasado fue el más débil en actividad manufacturera y de servicios desde mediados de 2013.

Y, ahora, el problema se concentra en las principales economías de la moneda única: Alemania, Francia e Italia. La primera se salvó de la contracción, pero la segunda y tercera continúan en cuarentena.

“Si vemos una mayor debilidad de la economía francesa, entonces se amplificarán los temores sobre la eurozona en su mismo corazón”, advierte el analista Jeremy Strectch del banco CIBC. “Pienso que está será la mayor preocupación en el futuro. Dicho esto, creo que los resultados de Alemania no son tan aciagos como habían sugerido algunos indicadores a finales del cuarto trimestre”.

Ante la disyuntiva, todas las miradas están puestas en la próxima reunión del Banco Central Europeo (BCE) el 22 de enero en que se cree que su presidente, Mario Draghi, puede dar el paso de anunciar por primera vez una compra de deuda pública de países en dificultades. Una acción tabú hasta el momento por la oposición de los responsables políticos y bancarios alemanes.

“Los bonos públicos en general están ahora extremadamente bajos y el crecimiento también”, recuerda esta otra analista Jane Foley, del Rabobank. “Por lo tanto, una bajada insignificante en los tipos de interés desde niveles ya realmente mínimos es improbable que dispare el crecimiento o la inflación”.

El BCE tiene ahora su tipo de interés en el mínimo histórico del 0,05 por ciento. Y, a parte de conceder préstamos a largo plazo a los bancos para estimular la circulación del crédito, está comprando deuda privada de las mismas entidades financieras. Entremedio, solo le queda la posibilidad de comprar deuda de las empresas.