Última hora

Última hora

Charlie Hebdo: 12 víctimas con nombre propio

Doce personas murieron en el ataque contra la sede de Charlie Hebdo el miércoles en París. Los periodistas y dibujantes de la revista eran los

Leyendo ahora:

Charlie Hebdo: 12 víctimas con nombre propio

Tamaño de texto Aa Aa

Doce personas murieron en el ataque contra la sede de Charlie Hebdo el miércoles en París. Los periodistas y dibujantes de la revista eran los objetivos principales de los asaltantes, pero no los únicos. Entre los fallecidos hay dos policías, un invitado a la reunión de la redacción y un técnico de mantenimiento: Fréderic Boisseau, de 42 años, abatido por los asaltantes radicales en el momento de su llegada.

Punto de vista

Nada debe hacernos retroceder excepto la maldad. Nosotros somos feroces, pero no malvados.

Franck Brinsoralo, de 49 años, era el policía estaba encargado de la vigilancia de ‘Charb’, el director de la publicación.

El dibujante Jean Cabut, de 76 años, era una figura clave en el semanario y en su antecesor: Hara-Kiri.

Jean Cabut, alias “Cabu”:
“Cada religión es una ideología, y todas las ideologías son criticables. No veo por qué no iba a ser así, por eso, lo seguimos haciendo”

Antimilitarista convencido, enemigo de la estupidez, su personaje más conocido es Beauf, caricatura del francés medio racista, alcohólico y machista.

Elsa Cayat era psiquiatra. En su sección, ‘el diván del periódico’, abordaba temas sociales y filosóficos. Tenía 54 años.

Stéphane Charbonnier, más conocido como ‘Charb’, era dibujante y director del semanario desde 2009.
En una de sus últimas viñetas, bajo el título de Siguen sin producirse atentados en Francia, un yihadista armado declara: “un momento, tenemos hasta finales de enero para felicitar el año”
Stéphane Charbonnier, alias “Charb”:
“Si empezamos a decir tengo miedo, se acabó. Dejamos de editar la revista, dejamos de crear polémica, y se acabó la prensa y la libertad de prensa”
Llevaba escolta tras las continuas amenazas que había recibido el semanario tras la publicación de las viñetas de Mahoma. Tenía 47 años.

Philippe Honoré, de 73 años, era dibujante. Poco antes del ataque publicó una caricatura del líder del grupo Estado Islámico pidiendo “antes todo salud en 2015”. Colaboraba también con los periódicos Liberation y Le Monde.

Bernard Maris, apodado ‘Tío Bernard’, de 68 años, era editor jefe, periodista y cronista de Charlie-Hebdo. Economista de formación, criticaba las derivas del liberalismo.

Ahmed Merabet, 42 años, policía, se topó con los asaltantes en plena huida. Herido en una pierna y rematado a sangre fría momentos después, la imagen de su asesinato ha conmocionado al mundo.

Mustafá Ourrad era argelino. Trabajaba en la redacción como corrector desde hacía diez años. Tenía 60 años.

Michel Renaud, periodista de formación, había ido a la redacción para entrevistarse con Cabu, que había sido invitado de honor del festival que él presidía.

Bernard Verlhac, alias ‘Tignous’, de 57 años, era uno de los pilares de Charlie-Hebdo. El auge del islamismo protagonizó gran parte de sus dibujos.

Georges Wolinski, de 80 años, también era dibujante. Trabajaba en el semanario satírico desde Hara-Kiri.
Para él, el humor consistía en no prohibir ningún tema.
Nada debe hacernos retroceder excepto la maldad, decía. “Nosotros somos feroces, pero no malvados.”