Última hora

Última hora

Un aperitivo origami cuyo envoltorio se come: la creatividad en la mesa

“Hola a todos. Bienvenidos a este nuevo episodio de Business Planet desde Namur, en la región belga de Valonia, que igual que la Toscana, en Italia

Leyendo ahora:

Un aperitivo origami cuyo envoltorio se come: la creatividad en la mesa

Tamaño de texto Aa Aa

“Hola a todos. Bienvenidos a este nuevo episodio de Business Planet desde Namur, en la región belga de Valonia, que igual que la Toscana, en Italia, se ha convertido en uno de los dos polos creativos de Europa.

Aquí han sabido modernizar una industria tradicional y crear un ecosistema que permite el desarrollo de empresas innovadoras que después van a poder internacionalizarse. ¡Vamos a verlo !

Thibaut, arquitecto de interiores, y Hélène, grafista, tuvieron una idea genial: Diseñar unas tarrinas comestibles para servir aperitivos por lo que el envoltorio también se come.

Para lanzar su producto consiguieron una ayuda de
40.000 euros, y accedieron a Nest-Up, un acelerador para empresas innovadoras.

Thibaut Gilquin es cofundador de la empresa “Do Eat”.

“Llegamos aquí con apenas una idea. Y durante tres meses, de ocho de la mañana a ocho de la tarde, trabajamos a tope con dos coachs que nos adjudicaron. Y eso nos ayudó a crear nuestra empresa, tener un modelo de negocio, un plan, pudimos hacer estudios de mercado y montar la empresa.”

Hélène Hoyois, cofundadora de “Do Eat”:

“Hemos aprendido a defender nuestro proyecto, a presentarlo en menos de un minuto. Y además, hemos conseguido un primer levantamiento de fondos de 60.000 Euros.”

Estas tarrinas, hechas a base de patata, se fabrican en un taller de Hainaut, una de las provincias más afectadas por la crisis en Valonia. Los resultados son muy alentadores. La empresa colabora con grandes cocineros y sus productos se venden por toda Europa.

“Estamos muy ligados a nuestra región y nos gustaría desarrollar nuestro producto y automatizar la producción y seguir trabajando en estos talleres tan cerca de casa. Y así podremos crecer juntos”, asegura Thibaut, mientras Hélène considera que:

“Para nosotros es importante seguir con el acelerador Nest-up porque allí nos encontramos con otros empresarios que nos ayudan a desarrar nuestro sitio web.”

“Para comprender mejor cómo funciona todo esto, y para conocer los resultados, estamos ahora en Bruselas para conocer a la persona que ha originado este proyecto.”

En 2011, el ministro de Economía del Gobierno valón, Jean-Claude Marcourt, lanzó este proyecto, apostando por la innovación y la creatividad.

“La creatividad, a veces está confinada a la industria creativa, el cine o el diseño. Y lo que quería hacer era creatividad industrial, es decir provocar nuevas tendencias en nuestra industria y en el sector servicios.”

Y hoy en día esa creatividad se ha traducido en unas veinte acciones concretas que se han puesto en marcha en Valonia: como este acelerador de iniciativas, espacio de trabajo, formaciones específicas para los jóvenes.

“Un amigo empresario contrató a un antropólogo como jefe adjunto, precisamente porque no tenía ni idea de hacer un balance o la cuentas de pérdidas y ganancias, nos cuenta Marcourt. Pero lo que sí pudo aportar es un punto de vista muy diferente sobre las necesidades de los clientes y cómo responder a las mismas.”

Thibaut Gilquin y Hélène Hoyois nos cuentan cuál fue la clave del éxito para su empresa “Do Eat”:
“Para nosotros, la clave del éxito ha sido confiar en nosotros mismos, confiar en los demás. Y sobre todo…
no tener miedo de hablar de tu idea.”