Última hora

Última hora

'Gravity': Vonn iguala récord de victorias de Moser-Pröll en Copa del Mundo

Bienvenidos a ‘Gravity’, nuestro espacio semanal dedicado al esquí alpino. Esta vez nuestra protagonista es Lindsey Vonn, que ha hecho historia al

Leyendo ahora:

'Gravity': Vonn iguala récord de victorias de Moser-Pröll en Copa del Mundo

Tamaño de texto Aa Aa

Bienvenidos a ‘Gravity’, nuestro espacio semanal dedicado al esquí alpino. Esta vez nuestra protagonista es Lindsey Vonn, que ha hecho historia al ganar el descenso de Cortina d’Ampezzo. Iguala así el récord de Annemarie Moser-Pröll con 62 victorias en la Copa del Mundo.

Podio histórico para la esquiadora estadounidense, que pasará a los anales del esquí tras vencer en el descenso de la estación transalpina. Vonn, que ha acabado por delante de la austríaca Elisabeth Goergl y de la italiana Daniela Merighetti, ha igualado el número de victorias de la austriaca Moser-Pröll, con 62.
Un hito que llega once años después de su primer podio en la Copa del Mundo, en Lake Louise, Canadá. Vonn, con tres victorias en Cortina, lidera la clasificación general de descenso.

La segunza plaza ha sido para Goergl, que ha sumado 32 centésimas más que Vonn.
La austriaca, que suma 41 podios, se ha quedado a las puertas de lograr su segunda victoria esta temporada tras la conseguida en el supergigante de Val d’Isère.

Por su parte, la italiana Merighetti, con 54 centésimas más que la ganadora, se ha tenido que conformar con la tercera posición.
La esquiadora, de 33 años, que consiguió su único triunfo precisamente en el descenso de esta pista en 2012, suma cinco podios en la Copa del Mundo.

Tres suizos entre los cuatro primeros en casa, en Wengen, aunque el triunfo ha sido para Hannes Reichelt. El austriaco se ha adjudicado el descenso más largo de la Copa del Mundo, el de Lauberhorn.

Tímida sonrisa de Hannes Reichelt desde el escalón más alto del podio, posición que ocupa por segunda vez esta temporada. El austriaco, de 34 años, ha sido el mejor en el descenso de la estación suiza con un tiempo de dos minutos, 36 segundos y 14 centésimas.
Reichelt, que se impuso en el supergigante de Beaver Creek el pasado diciembre, vuelve a repetir victoria en un descenso desde que ganara en Kitzbühel hace un año.

Segundo ha sido el suizo Beat Feuz, con 12 centésimas de retraso. Foits, cuya última victoria data de marzo de 2012 en Kvitfjell, Noruega, suma cinco triunfos en la Copa del Mundo y ocupa la cuarta posición en la general de descenso, empatado con 232 puntos con el italiano Dominik Paris.
La tercera posición ha correspondido al también suizo Carlo Janka.

Después de Wengen, Hannes Reichelt y sus rivales viajarán rumbo a Kitzbühel. La estación austriaca, considerada como la Meca del esquí alpino, y la pista de Streif inspiran temor y fascinación a partes iguales, según nuestro experto Franck Piccard.

“Kitzbühel es una pista legendaria, tiene mucha historia. Es una pista complicada, que ha impresionado a muchas generaciones de esquiadores. Es uno de los lugares más mágicos, porque hay una atmósfera especial. Allí se dan cita 20, 30 o 40.000 personas. No sé cómo calificarlo, es fenomenal. Hay partes del trazado extremadamente empinados, muy difíciles de dominar, por lo que es un descenso que requiere un esfuerzo prácticamente sobrehumano. El esquiador tiene momentos de estrés y de angustia porque además del trazado hay la historia que le acompaña. Y, a menudo, es eso lo que da más miedo de esta pista”, comenta Piccard.

Nos remontamos al 13 de febrero de 1937 en el valle de Chamonix. Allí Emile Allais se convirtió en campeón del mundo de descenso tras imponerse en la pista de Verte des Houches con 13 segundos de ventaja sobre su compatriota Maurice Lafforgue. Más tarde ganó el eslalon y la combinada para colgarse tres medallas de oro, algo nunca visto hasta entonces. Posteriormente, Allais se convirtió en el primer instructor de la escuela de esquí francés y fue entrenador en Chile y Canadá. Además, inventó la apisonadora y el oficio de socorrista en los trazados de esquí y participó en el desarrollo de las estaciones de Flaine y Courchevel. En 2012, dejó la práctica del esquí, a los 100 años de edad.

Desafiar las leyes de la gravedad no es fácil ni incluso para los mejores esquiadores del planeta, como verán en estas imágenes que despiden esta edición de ‘Gravity’. Esto es ‘snowtime’.