Última hora

Última hora

La dramática situación de la economía griega

Leyendo ahora:

La dramática situación de la economía griega

Tamaño de texto Aa Aa

Seis años de recesión y un desempleo que supera el 25%. Unas cifras que muestran la superficie de la crisis económica de Grecia pero que no explican la situación tan dramática que viven millones de griegos.

Para conocer la realidad de este drama visitamos la fábrica de cemento Chalkida, en Evia, a 70 kilómetros de Atenas. Unas instalaciones con casi un siglo de historia y que llevan dos años cerradas.

“Despido masivo de 226 empleados, no de cincuenta, sesenta, setenta u ochenta. Todos nos iremos, es cuestión de tiempo. Esperamos que será en los tres próximos meses. Tarde o temprano estaremos todos fuera”, decía Stelios Fotias, trabajador de la empresa.

El grupo francés propietario de la fábrica asegura que le ha resultado imposible hacerla competitiva y viable.

Como comenta la corresponsal económica de euronews en Atenas, Symela Touchtidou: “hasta hace cuatro años, Evia era uno de los centros industriales de Grecia. Hoy es una zona destrozada por un paro que supera el 35%”.

En estos últimos seis años, el Producto Interior Bruto de Grecia ha caído un 26% y, a pesar de un repunte de la actividad industrial a finales del año pasado, el declive es constante.

“Desde 2010 vemos una desindustrialización constante de la región, el cierre ininterrumpido de grandes fábricas que solían ser poderosas, empleaban a cientos de personas y tenían un gran impacto en la zona”, comentaba la responsable sindical de Evia, Maria Smirneou.

A pesar de la situación y de la austeridad impuesta por Bruselas, algunas empresas consiguen mantener su actividad sin despedir al personal. Como la fábrica de tabaco Papastratos, que en diciembre decidió invertir veinticinco millones de euros para arañar cuota de mercado a la competencia.

“Hemos vivido siete subidas de impuesto en cinco años. Hoy, el 90% del precio de nuestros productos son tasas. Lo que nos deja solo el 10% para la fabricación, la venta y la distribución. Además, tenemos el gran problema del descenso del consumo. Es por eso que han aumentado los productos de contrabando”, decía Nikitas Theophilopoulos, presidente de la empresa.

Ahora mismo el sector que más preocupa a los griegos es el turismo ya que representa más del 20% del PIB, genera 40.000 millones de euros al año y emplea a uno de cada cinco griegos.

Lo que temen los responsables del sector es que Grecia vuelva a aparecer en las portadas de los periódicos junto a la palabra crisis.

“2014 catorce ha sido un año récord, con 24 millones de llegadas. La última cosa que queremos es que en los medios internacionales vuelvan a aparecer las palabras ‘Grecia en descomposición’, porque no es verdad. Por esa razón le pedimos a todos los partidos que mostraran prudencia y que tuviéramos una campaña tranquila”, declaraba Yiannis Retsos, presidente de la Federación Helena de Hoteleros.

Estabilidad política, igual a estabilidad económica. Es el mantra que han repetido los empresarios durante una campaña marcada por la incertidumbre y el miedo de algunos a una victoria de los izquierdistas de Syriza.