Última hora

Última hora

Tsipras: el enemigo de la austeridad que atemoriza a Europa

Es la estrella ascendente de la política griega desde que la crisis acabó con el bipartidismo imperante durante décadas. Alexis Tsipras, Ingeniero

Leyendo ahora:

Tsipras: el enemigo de la austeridad que atemoriza a Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Es la estrella ascendente de la política griega desde que la crisis acabó con el bipartidismo imperante durante décadas.
Alexis Tsipras, Ingeniero civil, nació en Atenas en junio de 1974.

En 2009 entró por primera vez en el Parlamento de la mano de Syriza, que obtuvo el 4,60% de los apoyos.

En el peor momento de la crisis, entre 2010 y 2012, se posicionó contra los planes de austeridad cada vez más duros que la Troika impuso a los griegos.

Alexis Tsipras. Líder de Syriza:
“Hemos presentado nuestra recomendación en favor de encontrar una salida democrática para que los griegos elijan su futuro; nuestra recomendación es que se celebre un referéndum sobre las medidas de austeridad.”

El joven político griego se forja una posición de hacedor de reyes preconizando vías alternativas a la de la austeridad. En las elecciones de mayo de 2012 Syriza se consolida como segunda fuerza política y fuerza la convocatoria de nuevas elecciones en junio de ese mimso año. Su resultado se dispara al 26,9%. Tsipras se convierte en el único político capaz de devolver a los griegos esperanza en el futuro.

Alexis Tsipras. Líder de Syriza:
“Hoy estamos abriendo el camino de la esperanza. Hoy abrimos el camino hacia un mañana mejor, con nuestro pueblo unido, digno y orgulloso.”

En las elecciones europeas del pasado mayo, Syriza se convierte en el partido más votado en Grecia, con un 26,57% de las papeletas. Desde entonces, en todas las encuestas aventaja sistemáticamente a la derecha.

Después de haber sufrido varios planes de austeridad draconianos, los griegos han perdido el 40% de sus ingresos, el paro ha alcanzado el 27% y su deuda pesa el 177% de su PIB. Ante esta situación, Syriza propone un programa no negociable cuyas principales medidas son:

Subir el salario mínimo a 751 euros, y restablecer la paga de navidad para los jubilados. Para los más pobres, asistencia sanitaria y electricidad gratis, y bonos de comida.
El coste total de este plan se estima entre 11.000 mil y 13.000 millones de euros.
Sin embargo, del vocabulario de Tsipras han desaparecido viejas consignas como el cese inmediato del pago de la deuda, la nacionalización de los bancos o la reversión de todos los programas de privatización.