Última hora

Última hora

El BCE comprará 60.000 millones de euros mensuales de deuda pública y privada para luchar contra la deflación

Leyendo ahora:

El BCE comprará 60.000 millones de euros mensuales de deuda pública y privada para luchar contra la deflación

Tamaño de texto Aa Aa

El Banco Central Europeo se lanza a una compra masiva e inédita de deuda pública y privada para impedir la recesión y sortear la deflación. El presidente del BCE, Mario Draghi, anunció tras la reunión del consejo ejecutivo en Fráncfort la compra mensual de 60.000 millones de euros mensuales a partir de marzo y hasta al menos septiembre de 2016. Esta inyección de liquidez debe representar un aumento de un billón de euros en las arcas del BCE respecto a los dos billones actuales.

“En marzo de 2015, el eurosistema empezará a comprar bonos con grado de inversión denominados en euros y emitidos por los Gobiernos de la eurozona, agencias e instituciones europeas en el mercado secundario”, detalló Draghi. “La compra de estos activos de los gobiernos del euro y las agencias se basará en un reparto entre los bancos nacionales del eurosistema con dinero del BCE”.

En concreto, la compra se repartirá en función del peso de cada banco nacional de todos los países de la eurozona. El único de los diecinueve países que, por el momento, queda fuera del programa es Grecia porque sigue intervenido por la troika.

En todo caso, la asunción de posibles pérdidas se limitará, en el caso del BCE, al veinte por ciento. El ochenta por ciento restante correrá a cargo de los bancos nacionales, en una decisión que tiene mucho que ver con la oposición hasta ahora de Alemania de que se mutualizaran estas pérdidas.

De hecho, Draghi admitió que no hubo unanimidad en la votación del programa. Ya en 2011, cuando Jean-Claude Trichet era presidente del BCE, el organismo compró deuda española e italiana en el mercado secundario sin anunciarlo con anterioridad y sin el acuerdo germano.

Las compras ahora comprenden tanto deuda soberana como deuda privada de los bancos y las empresas, con lo que se sustituye el anterior programa iniciado en septiembre que únicamente concernía la deuda de las entidades financieras. Básicamente hipotecaria.

Por otra parte, el consejo ejecutivo del BCE decidió mantener el tipo de interés en el mínimo histórico del 0,05 por ciento. El objetivo de que la inflación se sitúe en el dos por ciento en la eurozona está muy lejos porque, en diciembre, cayó al 0,2 negativo.

La también denominada ‘expansión cuantitativa’ decidida este jueves sigue los pasos de lo hecho hasta octubre pasado por parte de la Reserva Federal estadounidense. La pregunta es si, seis años después de haberse estado discutiendo en Europa, ahora tendrá efecto.