Última hora

Última hora

Adquirir desde el aula el olfato para los negocios

El espíritu empresarial es una fuerza motriz de la economía, por lo que desarrollar el conocimiento del mundo de los negocios nunca fue tan

Leyendo ahora:

Adquirir desde el aula el olfato para los negocios

Tamaño de texto Aa Aa

El espíritu empresarial es una fuerza motriz de la economía, por lo que desarrollar el conocimiento del mundo de los negocios nunca fue tan importante. Hoy en día algunos proyectos tratan de ofrecer una experiencia práctica. Veamos cómo.

Punto de vista

"El reto de crear una empresa dentro de la escuela, la hace autosuficiente y beneficia a toda la comunidad."

El espíritu de competición puede ser un incentivo e inspirar ideas creativas, pero ¿se puede aplicar esto mismo al mundo de los negocios?Vamos a verlo en este reportaje desde Uganda.

Uganda: Una pequeña empresa en la escuela

A las afueras de Kampala, capital de Uganda, este Centro de Formación “Standing Tall” es una de las 45 escuelas ugandesas que participaron en el concurso internacional de Desafíos Empresariales. Este concurso orientado a los negocios tiene por objetivo identificar y premiar a los emprendedores del mañana.

“School Enterprise Challenge es un programa innovador pues nos permite trabajar con escuelas de más de 80 países. Además es un concurso abierto y gratuito en el que cualquier escuela o comunidad rural puede participar.”

El objetivo de este concurso organizado por la ONG a la que pertenece Jenny Bowie es definir un proyecto de empresa viable.

Esta escuela primaria caritativa ofrece a sus alumnos, en su mayoría menores, una formación empresarial vinculada a la agricultura.

Mujabi Philip Kajubi nos habla de este proyecto creado en 2010: “Al principio los niños tenían miedo o no se sentían seguros, pero con los proyectos que hemos emprendido, con las iniciativas locales establecidas, los niños han aprendido mucho y han ganado en autoestima. Son audaces. Están listos para emprender y entrar en el mercado. Han cambiado, han adquirido una nueva capacidad siendo niños.”

Este concurso plantea un desafío a las escuelas, que tienen un mes para desarrollar ideas de negocio.

Si el jurado las aprueba, cada escuela tiene seis semanas para desarrollar un plan de negocios.

Si se valida, ponen en marcha estos mismos y observan los resultados durante varios meses para el informe final.

Gobe, alumno de esta escuela, está muy motivado y nunca falta a clases: “Yo nunca falto al colegio porque hacemos actividades durante el recreo a la hora de comer y por la tarde. Yo ya tengo un plan voy a empezar mi proyecto y voy a ser el dueño de mi propio negocio.”

Los estudiantes no sólo adquieren valiosas habilidades de gestión y de negocios, además les convalidan clases y materias, por lo que el tiempo escolar se ve reducido drásticamente. Esto les da a los jóvenes la oportunidad de aprender sobre la gestión de una pequeña empresa, lo que aumenta sus posibilidades de empleo futuro para así evitar la pobreza.

“El profesor les ayuda a minimizar las pérdidas, nos explica Mujabi Philip Kajubi. La buena noticia es que algunos estudiantes del proyecto lo han llevado a sus casas y crían entre 5 y 10 gallinas.”

El reto de crear una empresa hace a la escuela autosuficiente y beneficia a toda la comunidad.

¿El olfato para los negocios es algo que se aprende o es un don natural? Un proyecto en España considera que las capacidades empresariales se pueden fomentar desde joven. Veamos ese modelo de aprendizaje.

España: Pequeños emprendedores, grandes ideas

Estos estudiantes de una escuela primaria Manuel Bartolomé Cossío de Madrid participan en la iniciativa “Creamos nuestro proyecto”. Desarrollan un trabajo de equipo para fin del curso por lo que han hecho un estudio de mercado para proponer mejorar un producto existente.

Nos lo explica Inés:

“Estamos inventándonos un cliente, estamos viendo si es chico o chica, cómo se llama, cuántos años tiene, qué le gusta hacer, por qué lo ha comprado y para qué lo quiere usar.”

Después, en la segunda fase hacen un prototipo tras una creativa lluvia de ideas… El programa en el que han participado unos 4.000 niños, fomenta la creatividad, el conocimiento y la confianza en sí mismos. Pero además tiene otras ventajas:

Mario Lobato es profesor en el colegio Manuel Bartolomé Cossío:

“El hecho de que haya una transversalidad es una ventaja porque nos permite trabajar desde diferentes áreas los contenidos.”

La Fundación Créate promueve valores propios de emprendedores en unos 30 centros educativos.

Tomar la iniciativa y a plantearse problemas concretos son algunos de los retos, como nos explica Isabel Navarro, Directora de la Fundación Créate.

“Los niños están acostumbrados y esperan que todo se les resuelva y esto se traslada al plano del adulto. Aquí el alumno pasa de ser pasivo, pasa de esperar a que todo le llegue a yo puedo plantear alguna mejora, yo puedo hacer algo por lo que me rodea.”

Vamos al colegio Joaquín Araujo en Fuenlabrada. Aquí los estudiantes de secundaria se encuentran ya en la fase de creación de prototipos. El colegio les propone diferentes materiales para dar forma a sus ideas.

Ana y sus compañeros han diseñado una fregona muy original:

“Hemos pensado que en casa es muy pesado estar llevando el cubo de agua cuando friegas y hemos puesto una fregona que lleva arriba como una cápsula de agua y aprietas un botón y desprende un poco de agua.”

Victor Cuevas, profesor en el Colegio Joaquín Araujo destaca los valores positivos que fomenta este proyecto:

“La creatividad y la imaginación en el proyecto yo creo que son muy importantes porque les obligamos mediante el trabajo a que vayan más allá y sueñen con cosas que aparentemente son imposibles.”

La psicóloga Lucía Halty evalúa los resultados del programa y cómo han progresado los estudiantes.

“En las cuatro dimensiones de creatividad, persistencia en el tarea, superar el miedo al fracaso e iniciativa y liderazgo se han encontrado diferencias antes de que ellos aplicaran el programa y después, al final del curso, se han encontrado diferencias significativas en todas esas dimensiones, han mejorado entre un 60% y un 65% dependiendo de la dimensión.”

Los niños aún deben diseñar la imagen corporativa del proyecto, calcular los costos y hacer una presentación. Un proceso que les abre la mente a nuevas ideas y posibilidades.

Jordania: Iluminando casas en el desierto

Armada de una lámpara solar y mucha paciencia una mujer jordana ha iluminado las vidas y perspectivas de su comunidad local. Vamos a ver el relato de su increíble historia.

Estamos a 260 kilómetros de Amán, la capital de Jordania, en una aldea aislada en pleno desierto. Aquí, viven alrededor de 5.000 beduinos en una comunidad rural y pobre. Desde hace apenas unos meses, algunas casas tienen electricidad gracias a Rafea Um Gomar:

“Esta casa no tenía electricidad. Sus dueños vinieron a nuestro centro para contarnos su situación. Y les instalamos un sistema de energía solar con dos paneles, para tener luz en la casa. Esta lámpara está conectada a los paneles solares que hay afuera.”

Rafea se ha especializado en energía solar tras un cursillo en la India. De regreso a su aldea en la región de Manchiat al Ghayath, ya ha instalado más de 80 paneles solares. A pesar de la reticencia de algunos de los habitantes.

“Al principio nadie confiaba en nuestro proyecto y me decían que había ido a India para nada.”

Gracias a su perseverancia, Rafea consiguió convencer a los miembros de su comunidad, para dejar que otras mujeres aprendieran cómo instalar los componentes de la tecnología solar.

“Las mujeres aprenden a instalar paneles solares. Yo les doy las tarjetas vacías sobre las cuales deben montar y soldar los componentes. Después les enseño lo que deben hacer exactamente.”

Antes de hacer este cursillo, Naema, nunca había ido al colegio: “Es mejor, para las mujeres, salir que quedarse todo el día en casa. Así pueden aprender cosas, desarrollar sus capacidades y tener mas confianza en si mismas.”

Gracias a Rafea, la vida en la comunidad ha mejorado. El jefe de la aldea, Awaf Farad Aghasa Al Hamet, la felicita por su espíritu de iniciativa :

“Las mujeres, para mejorar su situacion, han de tomar las riendas de sus vidas. Hay que dejar que las mujeres puedan salir fuera de la comunidad. “

Rafea quiere que las mujeres tengan más presencia en la economia local. Ahora busca fondos y donaciones para poder comprar el material necesario.

“ Gracias a las donaciones dice Rafea, las mujeres pueden fabricar lámparas solares y venderlas para así tener ingresos.”

En el futuro, a Rafea le gustaría ampliar su proyecto de formacion profesional a todas las mujeres del pais para así´luchar contra la pobreza y promover las energías renovables.

Y para usted, ¿Es importante la formación empresarial ? ¿Cómo cree que se puede enseñar? Comparta sus ideas con nosotros en las páginas de nuestras redes sociales. Por esta semana.les decimos adiós.