Última hora

Última hora

Bienal de arte contemporáneo de Kerala: originalidad en la cuerda floja

Leyendo ahora:

Bienal de arte contemporáneo de Kerala: originalidad en la cuerda floja

Tamaño de texto Aa Aa

La Bienal de arte contemporáneo de Cochín-Muziris se da cita en el estado de Kerala, al suroeste de India. Esta es su segunda edición. El evento se

La Bienal de arte contemporáneo de Cochín-Muziris se da cita en el estado de Kerala, al suroeste de India. Esta es su segunda edición.

El evento se desarrolla en los antiguos hangares portuarios de Aspinwall bajo el tema de “Exploraciones en espiral”.

El director artístico de esta bienal, Jitish Kallat ha seleccionado obras de unos 100 artistas de 30 países.

“Las propuestas artísticas conceptuales tienen que ver con la idea del tiempo y de la historia. La Bienal nos muestra, de manera sencilla, cosas que hacemos todos los días, cuando tratamos de entender algo: tomamos un objeto, lo observamos de cerca y de lejos para entenderlo mejor. De la misma manera, observamos la Historia de manera retrospectiva, para reflexionar sobre el tiempo y entender dónde estamos. La Bienal simplemente amplifica esta idea.”

Ideas luminosas y un brevísimo poema son obra de Aram Saroyan. Esta otra instalación juega con la infinidad de la espuma y en los lóbregos pasillos, una luz naranja sugiere la vertiginosa velocidad.

Muchos artistas abordan el tema del tiempo y otros se inspiran de los mitos y de la naturaleza.

Ese es el caso del artista Valsan Koorma Kolleri en cuya obra entreteje estructuras abstractas geométricas.

“Por supuesto, uno no sabe realmente de donde surge la inspiración, aunque le puedo dar alguna pista. Yo siento que soy muy intuitivo: me surgen ideas con las que me gusta trabajar y con las que trabajo siempre. Cuando algo me sale mal, quiere decir que algo no va bien conmigo mismo. Y de alguna manera soy capaz de corregirme a mí mismo, pues el trabajo personal es como un espejo.”

Un vórtex de agua, un remolino perpetuo es la obra que ha presentado en Kerala el artista Anish Kapoor, nacido en Bombay y residente en Londres.

El ojo se sumerje en el vértigo de un agujero negro, espiral de movimiento infinito…

La libertad es una de las obsesiones del artista indio Nikhil Chopra quien se decantó por un espacio carceral del que es posible escapar.

Sissel Tolaas, artista noruega instalada en Berlín, se considera una fotógrafa de los olores y ha recreado una ruta olfativa encapsulando diferentes olores.

La guía Mitika nos cuenta un poco más: “Sissel Tolaas realizó la siguiente experiencia: recogió el sudor de un grupo de hombres que tenían miedo. Y después recreó químicamente el olor de ese sudor.”

En esta instalación, el artista vietnamita Dinh Q Lê evoca el éxodo masivo de refugiados. Con este mar de fotografías y cartas recrea el naufragio humano de los campos de la muerte de los Jemeres Rojos de Camboya.

El fundador de la Bienal de Cochín, Riyas Komu, habla de un compromiso con los artistas, pues un mes antes de la inauguración de este evento, no sabían si tendrían suficiente financiación:

“Este el único festival importante de arte no comercial que tiene lugar en este país. Es un espacio para la experimentación y plantea un compromiso con los artistas para que lleven adelante proyectos originales sin pensar en el aspecto comercial. Esta bienal es un catalizador para el cambio.”

Con poca financiación pública, y con apenas donaciones privadas y la colaboración de los propios artistas, la Bienal, como un equilibrista, ha logrado salir adelante, desmarcándose en la línea floja.

La Bienal de Cochín-Muziris cuyo tema en esta edición es “Exploraciones en espiral”, puede visitarse en el Estado de Kerala, al suroeste de India hasta el 29 de marzo.