Última hora

Última hora

Más que un número de preso

Elie Buzyn es cirujano jubilado. Tiene 85 años y es superviviente por partida doble: salió con vida de Auschwitz y de la famosa Marcha de la Muerte

Leyendo ahora:

Más que un número de preso

Tamaño de texto Aa Aa

Elie Buzyn es cirujano jubilado. Tiene 85 años y es superviviente por partida doble: salió con vida de Auschwitz y de la famosa Marcha de la Muerte.

Punto de vista

Estos tatuajes eran, para empezar, un sistema para hacer que la gente perdiese su identidad, para reducirnos a números.

Después de la guerra, dejó Polonia y se instaló en Francia. Unos años después, decidió borrar el tatuaje que no le dejaba olvidar.

Elie Buzyn:
“Estos tatuajes eran, para empezar, un sistema para hacer que la gente perdiese su identidad, para reducirnos a números. Además, se tatuaba en todos los campos, pero en algunos era un sistema antievasión. Para mí este número era como llevar a cuestas la lápida de mis padres. Nadie va por ahí con la lápida de sus abuelos o de sus padres para mostrar que murieron allí. Para mí, simbólicamente era como una lápida, por tanto decidí quitármela, pero a condición de poder conservarla.”

Durante décadas guardó la porción de piel tatuada en su cartera…hasta el día que se la robaron. Estaba tan afectado que incluso pensó en volverse a tatuar.

Elie Buzyn:
“Al principio me lo quité porque no quería llevarlo siempre grabado encima, quería conservarlo junto a mí, pero no encima. Hasta muchos años después no fui consciente de que ese número forma parte de una cierta memoria que tiene un significado muy importante.”

Asegura que sus hijos le hicieron comprender que nunca podría sustituir lo robado.
Pero sí contribuir a que los millones de muertos en el Holocausto no se olviden, perpetuar la memoria de lo sucedido para que no vuelva a suceder:

Elie Buzyn:
“A ellos corresponde transmitir la memoria a mis nietos, estén donde estén y tal vez también a las generaciones siguiente.”