Última hora

Última hora

Auschwitz: los supervivientes, protagonistas del 70 aniversario de la liberación del campo nazi

Unos 300 supervivientes de Auschwitz y delegaciones de todo el mundo han asistido en Polonia a la ceremonia conmemorativa del 70 aniversario de la

Leyendo ahora:

Auschwitz: los supervivientes, protagonistas del 70 aniversario de la liberación del campo nazi

Tamaño de texto Aa Aa

Unos 300 supervivientes de Auschwitz y delegaciones de todo el mundo han asistido en Polonia a la ceremonia
conmemorativa del 70 aniversario de la liberación del campo de concentración nazi, que comenzó con un llamamiento a la comunidad internacional para evitar que una tragedia así se pueda repetir.

Los pocos testigos vivos de lo sucedido han sido los grandes protagonistas de la jornada.
El momento más emotivo de la ceremonia fue la intervención de tres de los supervivientes.

Halina Birenbaum:
“Nada parecía ni remotamente humano. Estás ahí y no puedes estar en ningún otro lugar, para morir, cubierta de barro, de excrementos y de sangre”

Kasimierz Albin:
“Estuve aquí, en Auschwitz, dos años. Dos años atrapado, extraño a mí mismo en esa repentina encarnación del infierno. Desde el primer día, se crea una lucha por la supervivencia. Una lucha para evitar la muerte de la mayor cantidad posible de seres humanos y para preservar la dignidad humana.Mi destino ha hecho que hoy pueda estar aquí, frente al monumento de las víctimas de los nazis. Rindámosles homenaje con un momento de silencio”

Roman Kent:
“El llanto desgarrador de los niños arrancados de los brazos de su madre por torturadores brutales, me acompañará el resto de mi vida…hasta mi muerte. Los supervivientes compartimos un objetivo con la actual generación: los supervivientes no queremos que nuestro pasado se convierta en el futuro de nuestros hijos.”

La ceremonia ha finalizado con el encendido de velas ante el monumento a las víctimas del campo.

El 27 de enero de 1945 el ejército soviético abrió las puertas del infierno en Auschwitz-Birkenau y puso fin al cautiverio de los 7.000 prisioneros que aún permanecían entre sus alambradas, ya abandonados por los guardianes.