Última hora

Última hora

Dinamarca opta por reeducar a los extremistas

La libertad de expresión y sus límites Hoy es un día especial para los alumnos de este colegio de enseñanza secundaria en Dinamarca. Varias

Leyendo ahora:

Dinamarca opta por reeducar a los extremistas

Tamaño de texto Aa Aa

La libertad de expresión y sus límites

Hoy es un día especial para los alumnos de este colegio de enseñanza secundaria en Dinamarca.
Varias educadoras han venido a hablarles sobre discriminación, racismo y terrorismo. Además de esos temas, en la charla se abordará la libertad de expresión y sus límites

Tomar la palabra no es fácil y a veces hay cierto malestar. Tras los atentados de París, el debate ha sido intenso entre los alumnos, como nos explica Solveig Korreborg, profesora en este colegio de Tilst:

“Organizamos este taller en nuestro colegio porque estamos en un barrio en el que el alumnado tiene orígenes muy diferentes. Cuando hay cosas radicales que suceden en la sociedad en la que vivimos, por supuesto, eso tiene un efecto en las aulas. Y el debate tiende a estar más cargado y las opiniones más crispadas. Así que de esta manera nos reunimos, preparándonos para lo que pueda venir. “

Aarhus: más vale prevenir que curar

Estamos en Aarhus, la segunda ciudad de Dinamarca, pionera en un programa de lucha contra el radicalismo, que el Parlamento danés acaba de extender a todo el país.

Se trata de una iniciativa que se integra en la política nacional de lucha contra la criminalidad, y en la que cooperan los colegios, la policía y los servicios sociales. Ali Murat, de los servicios sociales daneses, nos da algunas precisiones:

“Hemos desarrollado redes regionales con contactos y especialistas en los municipios y en todo el país. Y estas personas tienen un conocimiento especializado sobre la radicalización y otros signos preocupantes en relación con el extremismo. Nuestro objetivo es que la gente tome mayor conciencia sobre lo inquietantes que son ciertos signos, para que enseguida puedan tomar medidas, antes de que el proceso se vuelva violento “.

Sin identidad definida y soñando con un Califato

Desde 2010, más de un centenar de jóvenes daneses ha viajado a Siria e Irak para unirse a la yihad. Uno de los porcentajes más elevados de Europa, en un país de 5 millones y medio de habitantes.

La prevención es parte esencial del modelo danés de lucha contra la radicalización. Una red de tutores interviene entre los jóvenes yihadistas potenciales y su entorno. Un trabajo de proximidad que obliga a ocultar su identidad a este experto en la lucha contra la radicalisation.

“Cuando estás buscando tu identidad y sientes que no formas parte de la sociedad… Esta es una forma de adquidir una identidad con la que sentirse apreciado y con la que tus capacidades son bienvenidas, por eso algunos eligieron ese camino. El sentirse elegido da una sensación muy poderosa si realmente se cree en eso. Entonces no tienes miedo a morir, si has sido elegido, eso justifica todos tus actos. Las consecuencias para la sociedad son enormes, por eso hemos de ofrecerles alternativas.”

El pasado año, sólo se registró un viaje a Siria desde la región de Aarhus, mientras que en 2013 hubo 30.
Es el resultado de un trabajo que favorece el diálogo en vez de la represión, según subraya Toke Agerschau, responsable del programa de lucha contra la radicalización en Aarhus.

Apoyo psicológico, ayudas a la formación y a la búsqueda de empleo… es lo que les ofrecen a los yihadistas daneses que regresan al país.

“La manera más fácil de garantizar la seguridad en la sociedad es encarcelar a la gente. Es es lo más fácil. Y lo que es más difícil es lograr que esas personas se integren realmente en la sociedad danesa como ciudadanos de pleno derecho. Es difícil, pero nosotros creemos que es el mejor método “.

Viaje a ninguna parte o las cicatrices que curan

Este joven viajó dos veces a Siria; primero para luchar contra el régimen de Bachar el Asad, junto al Ejército Libre de Siria, y después para trabajar con diferentes medios de información. Ahora actúa como militante y no como combatiente. Pero, prefiere no hablar a cara descubierta y se hace llamar Ahmad Yasin:

“Muchos de los primeros jóvenes que se marcharon allí y que después regresaron desconocían la situación. No sabían nada de lo que estaba sucediendo allí. Teníamos la sensación de que había que hacer algo para acabar con la injusticia. Pero creo que no está bien tratarles como a criminales. Lo que hay que hacer es educar a la gente. He conocido a un chico de 17 años que me dijo que quería irse a Siria y hacer todo tipo de cosas. Él no sabía que yo había estado allí. Así que hablé con él y le dije “yo estuve allí y no es algo para tí. Vuelve al instituto o haz algo con tu vida, algo bueno para tí y para los demás. No te va a hacer ningún bien irte a luchar a Siria. Puedes hacer un trabajo humanitario o enviar dinero a gente necesitada. Eso será mucho mejor que involucrarte en los combates. “

El trabajo de prevención contra la radicalización se basa en un diálogo constante entre los servicios sociales, la policía, los servicios de inteligencia, las familias, la sociedad civil e incluso las autoridades religiosas.

Grimhojvev: ¿mezquita ejemplar o nido de yihadistas?

La mezquita de Grimhojvev, en la periferia de Aarhus ha colaborado con la policía y con las autoridades locales. Aunque durante mucho tiempo recibió acusaciones de fomentar las redes de yihadistas.Muchos políticos daneses reclaman su cierre.

Su director, Oussama El Saadi, afirma que se opone a cualquier forma de terrorismo contra la población civil. Pero se niega a condenar claramente los actos del grupo yihadista Estado Islámico. Y advierte contra lo que en su opinión sólo puede añadir más leña al fuego.

“Lo que digo es que el hecho de criticar las guerras que se llevan a cabo en Oriente Medio y contra los musulmanes, y que solo llevan a la destrucción, eso no significa que estemos contra ese país, o que seamos enemigos de ese país. Desgraciadamente, cuando hablamos abiertamente, quieren limitar nuestra libertad de expresión. Y cuando otros hablan y ofenden al Islam, tienen el derecho de hacerlo. Eso debe acabar. No se puede sembrar guerras y cosechar flores “

Un problema con múltiples aristas

El debate sobre la lucha contra el terrorismo continúa en Dinamarca, como en el resto de Europa. Y el modelo danés no tiene una aceptación unánime.

Para Naser Khader, exdiputado danés de origen sirio, y experto en cuestiones de Oriente Medio, es difícil encauzar un fenómeno con múltiples ramificaciones.

“Es difícil hacer que una persona que está convencida de que es un yihadista vuelva a cree de nuevo en los valores de la democracia con el modelo danés. Estoy de acuerdo con que se está haciendo un trabajo de prevención con algunos jóvenes que estuvieron coqueteando con ese tipo de ideología. Pero creo que la radicalización es un proceso que tiene muchas caras. Y el modelo danés puede ser una buena forma de prevenir futuros problemas.”

Algunos países de la Unión Europea tratan de inspirarse en el modelo danés, al márgen del debate sobre el refuerzo de las medidas de seguridad.