Última hora

Última hora

20 años de heridas abiertas en la antigua Yugoslavia

Veinte años después, las heridas de la guerra en la exyugoslavia siguen abiertas. El drama de los refugiados serbios expulsados de la Krajina y las

Leyendo ahora:

20 años de heridas abiertas en la antigua Yugoslavia

Tamaño de texto Aa Aa

Veinte años después, las heridas de la guerra en la exyugoslavia siguen abiertas. El drama de los refugiados serbios expulsados de la Krajina y las miles de lápidas en el cementerio de Vukovar son realidades demasiado presentes.

Vukovar, la ciudad mártir, se convirtió en el símbolo del suicidio de la nación yugoslava. El asedio del ejército serbio duró tres meses. 12 semanas que redujeron la ciudad a escombros y en las que se cometieron atrocidades como la masacre de los más de 200 pacientes del hospital.

Fue uno de los episodios más sangrientos y traumáticos de la guerra croata de independencia que enfrentó a las fuerzas croatas al ejército popular yugoslavo apoyado por una parte de los serbios de Croacia de 1991 a 1995.

En su ofensiva, los serbios ganaron numerosos territorios, entre otros esta región croata fronteriza con Bosnia en la que vivía una mayoría de serbios antes de la guerra y que se autoproclamó en 1991 república serbia de la Krajina. Los croatas habían jurado volver, y lo hicieron en el 95: el 4 de agosto lanzaron la llamada Operación Tempestad. En menos de cuatro días, las fuerzas croatas se hicieron con el control del territorio.
El balance oficial fue de 324 muertos y entre 100.000 y 200.000 civiles serbios obligados al exilio.
Un éxodo planificado por el presidente Franjo Tudjman y sus generales.

Muchos esperan que el veredicto del Tribunal Internacional de Justicia contribuya a aplacar las tensiones entre los dos países. Últimamente se ha producido un tímido acercamiento, el presidente serbio participó en los festejos por el ingreso de Croacia en la Unión Europea y su homólogo croata se dijo dispuesto a ayudar a sus vecinos en su camino hacia la adhesión.

Para los jueces del Tribunal Internacional, un paso fundamental hacia la reconciliación pasa por garantizar a las víctimas de ambos campos compensaciones apropiadas.