Última hora

Última hora

Familias de los estudiantes desaparecidos en México piden justicia en Europa

Leyendo ahora:

Familias de los estudiantes desaparecidos en México piden justicia en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Hilda Legideño y Bernabé Abraján, madre y padre de dos de los 43 estudiantes desaparecidos hace más de cuatro meses en el estado mexicano de Guerrero, han pedido a la Unión Europea que interceda y exija al Gobierno mexicano que “investigue la verdad”. Los padres se han reunido en el Parlamento Europeo, en Bruselas, con varios eurodiputados para pedir una investigación independiente de su caso.

“Nuestros hijos son campesinos, como nosotros, los mandamos a la escuela para que no sufrieran como sus padres, que trabajamos desde que sale el sol. Sabemos que están vivos pero no los hemos encontrado aún. La Procuraduría intentó entregarnos cuerpos que no eran. Para nosotros la delincuencia y el Gobierno son lo mismo, pero ya perdimos el miedo”, ha dicho Abraján.

“En el caso de los desaparecidos de Ayotzinapa están implicados todos los estamentos del Gobierno y el Ejército de México”, ha explicado Javier Couso, eurodiputado de IU y vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores. Couso ha lamentado también que la Eurocámara no haya recibido antes a las víctimas.

Según la investigación de la Procuraduría General de la República, los jóvenes fueron detenidos por policías y entregados al cártel de Guerreros Unidos tras una serie de ataques. Este cártel dijo que fueron asesinados e incinerados al creer que eran miembros del un cártel rival. Hasta ahora solamente uno de los estudiantes ha sido identificado. Las familias tienen dudas sobre la versión oficial presentada porque aseguran que no hay pruebas científicas.

Antes de acudir al Parlamento, los padres han participado al principio de esta semana en una reunión del Comité de la ONU sobre Desapariciones Forzadas, en Ginebra, donde han denunciado al Gobierno mexicano. La madre ha declarado que el caso solamente puede explicarse como una desaparición forzada.

Marta Vivas Chamorro