Última hora

Última hora

Guillermo Tell de Rossini, última ópera de un genio colosal

Leyendo ahora:

Guillermo Tell de Rossini, última ópera de un genio colosal

Tamaño de texto Aa Aa

“Guillermo Tell”, la obra de Rossini ha sido puesta en escena recientemente en la Ópera de Montecarlo, exactamente un siglo después de su última

“Guillermo Tell”, la obra de Rossini ha sido puesta en escena recientemente en la Ópera de Montecarlo, exactamente un siglo después de su última representación allí. Un tipo de música culta y popular a la vez, pero sobre todo innovadora y hasta revolucionaria, como subraya el director de orquesta, Gianluigi Gelmetti:

Punto de vista

"Rossini estaba en contra de la violencia pero en sus ideas musicales era un gran revolucionario. Pero era una revolución hecha con el pensamiento, de manera civilizada y no con la violencia."

“La Obertura de Guillermo Tell presagia y relata la historia de la ópera. Esto es algo de por sí revolucionario … Los violonchelos del principio tienen tal belleza… además de ser un concepto muy innovador para la época. Rossini estaba en contra de la violencia pero en sus ideas musicales era un gran revolucionario … solo que era una revolución hecha de otro modo, con el pensamiento, con el comportamiento, de manera civilizada y no con violencia “.

Esta producción trata de realzar la interpretación de los cantantes. Jean-Louis Grinda, director de la Ópera de Montecarlo, firma la puesta en escena.

“Creo que Guillermo Tell es un ser inclasificable, es decir, Guillermo Tell es un coloso … y resulta que he elegido a un gigante, físicamente hablando, Nicola Alaimo es un coloso, un hombre colosal, pero eso es precisamente lo que quería… no es un hombre como los demás. ¡Él es capaz de mover montañas!”

Al barítono, Nicola Alaimo el personaje de Guillermo Tell le hace pensar en su propio padre:

“Guillermo es maravilloso, un hombre extraordinario, pero también es un hombre como muchos otros … Cuando empecé a trabajar el personaje de Guillermo, me hizo pensar en… mi padre. El amor que un padre siente por su hijo no se puede expresar, es algo maravilloso, y por eso identifiqué a Guillermo con mi padre porque él era así: él habría hecho cualquier cosa por su familia. Para mí el Aria del Acto III es simplemente sublime, y me acerca aún más a mi padre.”

“Guillermo Tell” se estrenó en París, en 1829, la ópera fue compuesta para el público parisino siguiendo el estilo de la “grand opéra”, una mezcla de teatro, canto, música y ballet, al gusto francés de la época.

Rossini dejó de componer óperas y a pesar de aquel largo retiro siguió figurando como una de las personalidades más relevantes de su tiempo.

“Se trata de una obra en el que uno siente que el mundo está cambiando para Rossini, señala Gelmetti. Él trata de transmitir sus sentimientos e ideas, pero está claro que él empieza a sentirse incómodo en el mundo, un mundo que estaba cambiando y, de hecho, él nunca volvió a escribir otra ópera después de ésta.”

Si desea escuchar otros fragmentos, en italiano y francés, de nuestras entrevistas con el director de orquesta Gianluigi Gelmetti, el barítono Nicola Alaimo y el director de escena, Jean-Louis Grinda, por favor, haga clic en este enlace:
‘‘Guillaume Tell’‘: quando l’opera è una cosa seria