Última hora

Última hora

El miedo en Rumanía a perder la casa por los préstamos suscritos en francos suizos

Leyendo ahora:

El miedo en Rumanía a perder la casa por los préstamos suscritos en francos suizos

Tamaño de texto Aa Aa

El drama de las hipotecas suscritas en francos suizos amenaza ya a miles de familias de Europa del Este. El deshaucio de los bancos planea sobre estas familias, que se ven incapaces de afrontar unos pagos mensuales que se disparan desde que el franco suizo ha dejado de emparejarse al euro y se ha apreciado considerablemente. En el momento de suscribirse, estos préstamos se contrataban al 3,5% respecto al 8% que suponían si se hacían en euros.

En Rumanía, se han contabilizado 75.000 casos en estas circunstancias. Daniela Gornea y su marido economista, con dos hijas, no se ganan mal la vida. Pero no lo suficiente para la actual situación.

“Creo que la voy a perder, no tengo otra opción”, explica Daniela sobre su vivienda en el sur de Bucarest. “Un pago de 740 francos suizos quiere decir 3.700 o 3.800 leu rumanos para unos ingresos de 4.000. No puedo hacer ningún otro plan y está claro que voy a perder la casa”.

El banco central de Rumanía ha descartado obligar a las entidades financieras a mantener las hipotecas con los antiguos tipos de cambio. Una solución que sí se aplica en otros países de la región. Su única alternativa es voluntarista.

“El banco nacional ha hablado con las entidades financieras para pedirles que tengan sus puertas abiertas y muestren su mayor comprensión a los clientes”, manifiesta Adrian Vasilescu, consejero del banco central. “Se espera que las entidades estén completamente disponbiles y estudien la situación caso por caso para intentar algún tipo de solución”.

En Croacia, por ejemplo, el Gobierno sí que ha decidido congelar el tipo de cambio a antes del 15 de enero, fecha en que el banco central de Suiza desligó el curso de la moneda local al euro. Y, en Hungría, las autoridades han transformado directamente estos préstamos a la divisa nacional. En cambio, en Polonia se pide a los bancos que actúen de forma discrecional.