Última hora

Última hora

Tritón, una misión de la UE muy modesta para evitar tragedias en el Mediterráneo

Cada nueva tragedia en torno a la inmigración ilegal reaviva el debate sobre las medidas puestas en marcha por la Unión Europea para evitarlas.

Leyendo ahora:

Tritón, una misión de la UE muy modesta para evitar tragedias en el Mediterráneo

Tamaño de texto Aa Aa

Cada nueva tragedia en torno a la inmigración ilegal reaviva el debate sobre las medidas puestas en marcha por la Unión Europea para evitarlas. Y siempre se constata que son insuficientes. 2014 fue un año récord: 170 000 personas llegaron a las costas italianas. Se teme que 2015 sea aún peor.

3 200 personas murieron en el mar el año pasado. Según el Ministerio del Interior italiano, 3 528 inmigrantes llegaron este enero, un cuarenta por ciento más que en el mismo mes de 2014.

Hace tiempo que Italia da la señal de alarma y pide ayuda a sus socios europeos. En otoño de 2013, en dos naufragios ante las islas de Lampedusa y Malta murieron 400 personas. Roma se vio obligada a reaccionar.

En octubre de 2013, Italia crea Mare Nostrum, una misión que asume tanto a nivel logístico como económico. El dispositivo permite salvar 155 000 vidas en un año. Recibe críticas de provocar un efecto llamada. Pero es su elevado coste el que acaba con ella.

Le supone a las arcas italianas nueve millones de euros al mes, unos 114 millones al año. En Mare Nostrum participaban 900 militares, 32 unidades navales y dos submarinos que se ocupaban de la vigilancia de unos setentamil kilómetros cuadrados.

Fue suspendida en octubre de 2014.

La Unión Europea tomó el relevo. En una rueda de prensa celebrada en agosto, la entonces comisaria europea de Asuntos de Interior y el Ministro del Interior italiano anunciaban la creación de un nuevo operativo, el Frontex Plus.

“La operación Frontex Plus remplazará a Mare Nostrum, aunque no va a tener la misma extensión. Mare Nostrum ha sido un operativo muy ambicioso , y no sé si dispondremos de medios para hacer lo mismo que Italia”.

Al final se llamó Operación Tritón y se puso en marcha el pasado uno de noviembre, con un presupuesto de 2,9 millones de euros por mes.
En ella participan 19 países por rotación, incluida España.
La misión ha desplegado dos buques, cuatro patrulleras, dos aviones y un helicóptero.
Varias ONG denuncian que, a diferencia de Mare Nostrum, no constituye un dispositivo de búsqueda y rescate, sino de vigilancia y control de fronteras en aguas territoriales italianas.
Frontex asegura que salvar vidas continúa siendo una de sus prioridades.

La tragedia del pasado lunes ha demostrado sus limitaciones.
Las embarcaciones de Tritón se dirigieron a las zonas de los naufragios.
Pero son muy pocas para hacer frente a los constantes accidentes.