Última hora

Última hora

El buen final de año de Alemania y España hacen crecer la eurozona un 0,9% en 2014

Leyendo ahora:

El buen final de año de Alemania y España hacen crecer la eurozona un 0,9% en 2014

Tamaño de texto Aa Aa

Alemania y España impulsan el crecimiento en la eurozona gracias a su buen final de año, según la oficina de estadísticas Eurostat. En el cuarto trimestre de 2014, ambos países progresaron respecto al trimestre anterior en siete décimas. Esto hace que la media de los países de la moneda única de octubre a diciembre alcanzara las tres décimas, una más de lo pronosticado.

Además, este sprint final hace que Alemania creciera en el conjunto de 2014 un 1,6 por ciento. Por encima de las previsiones del mismo Gobierno.

“En el cuarto trimestre, Alemania tuvo un sólido crecimiento”, se felicita en Fráncfort el agente bursátil Robert Halver, del Baader Bank. “En el futuro, las cosas deben ir incluso mejor gracias a tres factores: un euro débil, unas materias primas a precios bajos y una economía mundial mejor de lo esperado. Algo que ayuda enormemente a las exportaciones”.

En cambio, Francia se volvió a ralentizar y de octubre a diciembre solo avanzó una décima. Por su parte, Italia salió de los números rojos pero solo pudo tener un crecimiento plano. En el caso de España, estas siete décimas intertrimestrales le permiten acumular en todo el año un 1,4 por ciento positivo, según las primeras estimaciones de la oficina nacional de estadísticas.

En toda la eurozona, el avance en 2014 fue de nueve décimas. Mejor en una décima que lo proyectado por la Comisión Europea. Pero Francia e Italia se siguen moviendo en arenas movedizas. En Francia, la inversión privada continúa estancada. En Italia, el balance anual es negativo en cuatro décimas.

Otro país que no acaba de salir de su eterna crisis es Grecia. La inestabilidad electoral de los últimos meses volvió a provocar que el país cayera en el cuarto trimestre aunque en el conjunto de 2014 registra su primer crecimiento en seis años: un 0,8 por ciento. Otro aspecto negativo es la deflación: en España los precios a ritmo anual en enero pasado bajaron un 1,3 por ciento.