Última hora

Última hora

Grecia bajo presión de la troika

Los acreedores negocian el futuro del rescate financiero. La quita parcial de la deuda está fuera de la mesa. Los representantes del Banco Central

Leyendo ahora:

Grecia bajo presión de la troika

Tamaño de texto Aa Aa

Los acreedores negocian el futuro del rescate financiero. La quita parcial de la deuda está fuera de la mesa. Los representantes del Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea- han comenzado en Bruselas los trabajos preliminares en busca de caminos hacia un acuerdo.

En Atenas las opiniones en la calle expresan tanto orgullo como temor.
Para Margarita Bouzouna “es la primera vez que nos toman en serio. Creo que hemos sido los vencedores en este asunto, hemos discutido en nuestros propios términos, hemos ido con nuestros propios términos no con los suyos”.

Otro ateniense consultado en la calle por Euronews, Leónidas, opina: “Lo que estamos pidiendo es demasiado y nos hemos separado nosotros mismos del resto del mundo en lo que se refiere a lo que queremos. Así que las cosas se nos han puesto en contra”.

Grecia ha dicho que la función inspectora de la -_troika_ causa graves daños a la economía griega. El portavoz del ministro de Finanzas alemán, Martin Jäger, insiste en que los plazos de pago se cumplirán y que la inspección seguirá: “Si nuestros amigos griegos quieren renunciar a este plazo, estamos dispuestos a hacerlo. Pero sin embargo eso no quiere decir que la función de inspección por parte de las tres instituciones implicadas se vaya a ver afectada en manera alguna”.

El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis ha comparado en el semanario alemán Der Spiegel las tácticas de la troika con las técnicas de tortura de la CIA estadounidense. Varoufakis lo ilustra así: “Poco antes de la parada cardíaca, se nos permite respirar un par de veces. Entonces se nos vuelve a empujar debajo del agua, y todo vuelve a empezar”.

Para Varufakis la deuda griega es impagable y por lo tanto incobrable. El ministro de Finanzas griego sostiene que es mejor, incluso para los acreedores, una quita de la deuda helena que un nuevo pacto para prolongar los períodos de
maduración de los bonos soberanos griegos en manos de los acreedores.