Última hora

Última hora

Los países árabes contra el yihadismo

Este es el Hotel Corinthia en el centro de Trípoli, la capital de Libia, el día después del ataque del 27 de enero. 4 hombres armados irrumpieron en

Leyendo ahora:

Los países árabes contra el yihadismo

Tamaño de texto Aa Aa

Este es el Hotel Corinthia en el centro de Trípoli, la capital de Libia, el día después del ataque del 27 de enero. 4 hombres armados irrumpieron en la recepción del hotel donde se encontraban el primer ministro libio, Ali Zeidan y una delegación estadounidense. Mataron al menos a nueve personas. El ataque fue reivindicado por terroristas leales al grupo yihadista Estado islámico (EI).

Fue el más mortífero contra extranjeros desde la caída de Gadafi en 2011.

Desde entonces, esta nación mediterránea está dividida, con un Gobierno rebelde en Trípoli y otro internacionalmente reconocido en Tobruk, que luchan por el control de la política y de los recursos naturales

En este caos, Libia se ha convertido en un refugio para los yihadistas del Estado Islámico que ahora desafían a Egipto.

La decapitación de 21 cristianos egipcios provocó la reacción de El Cairo, quien por primera vez, reconoció públicamente haber bombardeado supuestos enclaves de las filiales libias del EI. Pero la mayor amenaza proviene de Sinai.

El grupo armado, que ha tomado el control de la península Ansar al-Bayt Maqdis, no da tregua a Egipto tras la caída de Mursi y la represión de los Hermanos Musulmanes. Es un aliado del autoproclamado Estado islámico y utiliza los mismos métodos de propaganda basada en el terror (las decapitaciones).

Egipto se mantuvo fuera de la coalición liderada por Estados Unidos en contra del grupo yihadista, para centrarse en la defensa de sus propias fronteras. amenazadas por los insurgentes islamistas.

Este no es el caso de Jordania, que sí forma parte de esa coalición global antiyihadista. Su Aviación incrementó los bombardeos después del asesinato de su piloto Muath a Kaseasbeh. La operación “Mártir Muath” destruyó varias posiciones yihadistas en Siria.

Otros países árabes, como Arabia Saudí y los Emiratos Árabes participan en la coalición. El último en unirse ha sido Bahrein, aunque ninguno de ellos ha enviado tropas sobre el terrero. Tan sólo los milicianos del kurdistán iraquí han librado combates por tierra contra los yihadistas para detener su avance en el norte de Irak. Pero las armas ligeras de los peshmerga poco pueden hacer frente al equipado enemigo, que cuenta con las armas pesadas abandonadas por el Ejérccito iraquí.