Última hora

Última hora

Un pez robot creado por los alumnos del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zúrich

Leyendo ahora:

Un pez robot creado por los alumnos del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zúrich

Tamaño de texto Aa Aa

‘Sepios’ es un robot que se mueve de forma omnidireccional, es decir, de forma circular, y que lo han creado los estudiantes del Instituto Federal

‘Sepios’ es un robot que se mueve de forma omnidireccional, es decir, de forma circular, y que lo han creado los estudiantes del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zúrich
Este prototipo, que parece una sepia, consta de cuatro aletas y una base central que permite que la máquina se mantenga sumergido.
Su peso es de 22,7 kilos y dispone de una cámara de vídeo.
Todo se puede controlar con un ratón.

Alessandro Schäppi, estudiante y uno de los creadores del prototipo:
“Estamos utilizando este ratón con el que podemos moverlo en todas las direcciones. Por eso, si queremos bucear tenemos que utilizar las dos aletas de la parte de arriba y hacer una onda estacionaria.
Lo único que hay que hacer es pulsar el ratón hacia abajo y ya buceamos”
Para hacer lo contrario hay que pulsar hacia arriba y si lo hacemos de alante a atrás nos movemos de frente o reculamos”.

En el diseño modular de ‘Sepios’ los equipos trabajaron por separado y en paralelo en el montaje de 4600 piezas .
Lo presentaron durante su graduación los estudiantes del centro tecnológico de Zúrich.
Las aletas de este ‘pez mecánico’ son inmunes a los obstáculos, los pastos marinos y arrecifes de coral porque son de látex.

Martin Moller, otro de los estudiantes que participó en su creación:
“Cuando lo probamos en el mar, en Francia, pudimos cruzar pastos marinos sin enredarnos, no había ningún problema.
También lo dirigimos y pudimos filmar algunos peces con la webcam que está integrada.
Lo proyectamos en directo a través ordenador portátil”

Estos creadores insisten en que lo interesante del robot no es la fuerza que tiene sino su agilidad.
La pruebas en la costa francesa corroboraron que con cargarlo una sola vez, es decir, con noventa minutos de uso, pudieron descender un máximo de diez metros.