Última hora

Última hora

Maidán, lugar para el recuerdo un año después

Leyendo ahora:

Maidán, lugar para el recuerdo un año después

Tamaño de texto Aa Aa

La plaza de la Independencia de Kiev es un lugar para la memoria. Allí entre el 18 y el 20 de febrero de 2014 murieron más de 100 personas por las balas de los antidisturbios. Ihor Kulchitskiy nos muestra el lugar donde murió su padre, un jubilado de 64 años, el mismo 18 de febrero: “Los antidisturbios empezaron la ofensiva en la Plaza de Europa. Usaron carros blindados para desmontar las barricadas. Un segundo grupo de policías llegó por este lado. Usaron granadas y dos o tres de ellos llevaban pistolas. Mi padre recibió un tiro en el pecho, cerca del corazón”.

En el lugar donde sucedieron las protestas contra el presidente Víktor Yanokóvich, que duraron tres meses, ahora cuelgan las fotos de los muertos, entre ellos Volodymyr Kulchitskiy. Su hijo cuenta por qué se unió al Maidán: “Tenía un gran sentido de la justicia. Entendía las cosas de manera sencilla: si trabajas tienes derecho a un salario digno. Si robas, debes ir a la cárcel. En Ucrania alguien puede hacer millones en un par de años y otro trabajar toda su vida para al final poder acceder a una pensión básica. Eso enfadaba a mi padre”, explica Kulchitskiy.

Imágenes rodadas el 20 de febrero en la calle Institutska muestran claramente a los antidisturbios disparando contra la gente, pero ninguno de ellos ha sido juzgado.

“Todos estos antidisturbios dicen: obedecíamos órdenes. Pero si les dijeran que saltaran de un puente no lo harían. Si alguien es fiscal, debe sabe cómo encontrar las pruebas. Hay muchas pruebas, muchos vídeos. Pero tengo la impresión de que alguien quiere proteger a estos policías”, protesta Kulchitskiy. Solamente dos agentes sospechosos de haber disparado contra los manifestantes fueron detenidos, pero su proceso tuvo que ser retrasado porque los jueces uno tra otro se inhiben; ninguno parece querer llevar el caso. Una burla según las familias.

El 10 de febrero de 2015, el presidente Petro Poroshenko nombró a Vikto Shokin nuevo fiscal general de Ucrania, el cual prometió que habría justicia: “Por supuesto todas aquellas personas que hayan hecho algo malo irán ante la justicia. Ya conocemos algunos nombres, pero no podemos decirlos todavía. Irán a los tribunales pronto”.

Entre escepticismo y esperanza en la justicia ucraniana, las familias de los muertos tendrán que seguir esperando.

euronews
Hablamos sobre los hechos de la calle Instituska con el ex jefe de la unidades de autodefensa Volodimir Parasyuk, ahora miembro del Parlamento. ¿Recuerda el día que fue testigo de los disparos? ¿Qué sintió?

Volodymyr Parasyuk
Me acuerdo de todo. Me acuerdo de los ríos de sangre de los manifestantes en las calles. Me acuerdo de la gente parapetada con heridas de bala en los brazos y en las piernas. Algunos trataban de sacarles de allí poco a poco. También nos llevábamos a los muertos. Nos alzamos en la calle Institukska, la policía trataba de abatirnos. Era imposible pasar por la calle. Lo único que podíamos hacer era sacar a nuestos camaradas de allí. Me acuerdo de todo. Lo veo en sueños cada noche.

euronews
¿Y los manifestantes? ¿Cuando se acercaban a la policía llevaban también armas?

Volodymyr Parasyuk
Seamos honestos. Al principio del Maidán nadie llevaba pistolas. Pero cuando la policía empezó a disparar, la gente del Maidán se trajo armas. Sin embargo el 90% de los que estaban allí solo tenían palos y escudos de madera. Estas cosas no les protegían. Ya era una rebelión. La revolución se convirtió en un alzamiento.

euronews
Decenas de manifestantes murieron aquí, en esta calle, y ahora miles, civiles y militares, mueren en el este de Ucrania. Si pudiera volver atrás, ¿cambiaría algo? ¿Trataría de encontrar un entendimiento con las autoridades de entonces para evitar las muertes?

Volodymyr Parasyuk
Hay una verdad muy simple: tenemos que derrotar al enemigo de una vez por todas. No podemos negociar, tenemos que ganar. Esa es una de las razones por las que las cosas no van bien en nuestro país, porque los políticos no aprecian la fuerza colectiva de nuestro pueblo.
¿Qué cambiaría? Seguramente hubiera sido más activo en las elecciones tras la revolución del Maidán para convencer a la gente. En todo caso algunos jóvenes han llegado al Parlamento, y eso es una victoria en sí misma.