Última hora

Última hora

La crisis humanitaria que estrangula a la población de Grecia

Durante los últimos dos años Yorgos y Evgenia Kuzilos han vivido sin electricidad. Tratan de criar a sus tres hijos a oscuras. Y no son los únicos

Leyendo ahora:

La crisis humanitaria que estrangula a la población de Grecia

Tamaño de texto Aa Aa

Durante los últimos dos años Yorgos y Evgenia Kuzilos han vivido sin electricidad. Tratan de criar a sus tres hijos a oscuras. Y no son los únicos. Miles de familias en Grecia no se pueden permitir pagar la electricidad, según el nuevo Gobierno griego son 300.000 los hogares que viven bajo el umbral de la pobreza.

“La situación es realmente dura para mi mujer y mis hijos. Tratamos de hacer nuestra vida normal, como ayudar a nuestros hijos con los deberes cuando es de día”, explica Yorgos.

Michalis Tsaousoglou va a buscar comida en este banco de alimentos de las afueras de Atenas. Conductor en paro desde hace 5 años, tras 35 de trabajo Michalis debe seis meses de alquiler y un año de agua y electricidad. Hace un año que no entra ni un euro en su hogar.

“Lo digo como lo siento: me siento inútil. Como sucio, como si no existiera”, dice.

Como los Tsaousoglou el 21% de las familias griegas pasaron hambre en el año escolar 2013-2014 y un 54% no pueden procurarse una alimentación adecuada.

Otra consecuencia aterradora de seis años de recesion son los dos millones de griegos, de una población de 10,5 millones, que ya no tienen acceso al sistema de salud pública. Vienen en su mayoría de la clase media, personas que han perdido sus empleos, sus negocios o que nunca han sido capaces de trabajar. Ya que en Grecia cuando se pierde el empleo se pierde la cobertura sanitaria.

Y la tasa de desempleo sigue siendo muy alta: un 25,8% en noviembre, el 50,6% entre los menores de 25 años. A pesar de una modesta recuperación del 1,7% del PIB en el cuarto trimestre de 2014, la economía griega sigue destruyendo puestos de trabajo.

Para completar este triste cuadro un dato: la tasa de suicidios aumentó un 35,7% desde 2011, el año del comienzo de la austeridad.