Última hora

Última hora

Dmytro Firtash: No me avergüenzo de nada. Nunca he conseguido dinero gracias al gas en Ucrania.

Entrevistamos hoy a Dmytro Firtash, controvertido empresario ucraniano, uno de los hombres más ricos de su país. Detenido hace un año en Viena por

Leyendo ahora:

Dmytro Firtash: No me avergüenzo de nada. Nunca he conseguido dinero gracias al gas en Ucrania.

Tamaño de texto Aa Aa

Entrevistamos hoy a Dmytro Firtash, controvertido empresario ucraniano, uno de los hombres más ricos de su país. Detenido hace un año en Viena por petición de las autoridades de Estados Unidos, este oligarca tiene lazos con Rusia y negocios en el sector del gas, los químicos, los medios de comunicación y el sector bancario y alcanzó influencia con el Gobierno del depuesto Víctor Yanukóvich.

Sr. Firtash, bienvenido y gracias por esta entrevista. Quisiera preguntarle, ¿cuál es su opinión sobre la situación en Ucrania económica y política?

D. Firtash:

“Creo que estamos ante una situación muy compleja. Nos enfrentamos a retos difíciles y hemos desperdiciado las oportunidades que se nos presentaron. Ahora vemos claramente que durante los 23 años que tiene Ucrania, como país independiente. No hemos hecho lo que había que hacer, no hemos aprendido la lección. Y el resultado es la situación que tenemos hoy en día. En primer lugar: una penosa situación económica. En segundo lugar, los resultados de las últimas elecciones presidenciales y parlamentarias que no ofrecían las soluciones esperadas para los problemas. Las reformas no se aplican y no hay cambios positivos, y en última instancia, la gente sufre, al igual que los negocios. Nada va bien.

Tenemos que cambiar esta situación, tenemos que corregir los errores de los últimos 23 años. Y habrá mucho que hacer en los próximos 23 años, tenemos que trazar planes y esbozar soluciones. Esto respecto a las reformas constitucionales y económicas, lo que supones una gran tarea que hay que hacer.

euronews:

Ha dicho que se perdieron oportunidades en el pasado. ¿Qué cree que debe hacerse? ¿qué reformas concretas deberían implementarse?

D. Firtash:

No voy a negar que estoy profundamente convencido de que Ucrania necesita una reconstrucción. Podría ser una federación o un sistema al estilo de Polonia, Alemania o Austria, pero debe resolverse el problema de una vez por todas. Estoy seguro de que deberíamos dar más poder a las regiones. De lo contrario no habrá ni reconstrucción, ni modernización en el país. No hay que extenderse demasiado sobre lo que tenemos hoy, sino sobre lo que hay que hacer. Todos podemos ver lo que está pasando en el país, que prácticament se ha derrumbado. En efecto, estamos básicamente en bancarrota. No podemos hacer nada, y el gobierno por desgracia no ha implementado ninguna reforma. Y, por supuesto, ahora lo más importante es que termine la guerra, al menos eso espero.”

euronews:

Hay una serie de reformas iniciadas y anunciadas por el Gobierno. Una de ellas concierne el sector energético. Se habla mucho del suministro de gas. Respecto al gas suministrado por Europa. ¿No cree que Ucrania está en una situación de demasiada dependencia?

D. Firtash:

La vida nos enseña lo importante que es ser un experto en lo que uno hace y entender cómo funcionan las cosas. Desgraciadamente, nuestro gobierno ha entendido de manera muy superficial todo este proceso y apenas se aprecian los resultados de sus acciones. Abusa completamente y pierde sus puntos fuertes, por lo que se ha debilitado, lo que crea también problemas para Europa. ¿Por qué? Porque seguimos diciendo que podemos vivir sin gas ruso y no es verdad.

euronews:

¿No es verdad?

D. Firtash:

No lo creo. Y últimamente vemos aún más escándalos, compremos o no compremos gas. Volvemos a la situación en la que estábamos antes. Creo que debemos comportarnos de manera realista, de lo contrario vamos a afrontar el peor escenario en el que, tarde o temprano, Rusia establecerá una alianza con Europa para el South Stream o cualquier otro gasoducto. Porque los europeos no querrán convertirse constantemente en rehenes por esta confrontación. Creo que este tipo de comportamiento no es bueno.

euronews:

¿Hay una tercera opción? Cuando se trata de gas, sólo hablamos de Rusia o de Europa. ¿Hay alguien más?

D. Firtash:

No hay una tercera opción. Europa, Ucrania y Rusia deberían sentarse en la mesa de negociaciones. Lo queramos o no, debemos mantener el diálogo.

Era evidente que cuando Europa y Ucrania negociaron su acuerdo de asociación, los intereses de Rusia no deberían haber sido ignorados. Era importante que Europa hablara con Rusia y Ucrania debería haber hecho lo mismo. Era evidente que cuando Europa y Ucrania discutían su asociación, los intereses de Rusia no debían haber sido ignorados. Es importante que Europa hable con Rusia y Ucrania debe hacer lo mismo.

Lo que vemos hoy es la parte política del acuerdo de asociación al que se llegó, pero la implantación del apartado económico se ha pospuesto por uno o dos años. Sólo ahora han comenzado a hablar a Rusia. Entonces ¿por qué tanta historia?

Sentémonos todos en la misma mesa y discutamos los problemas y hablemos sobre las reservas de cada cual, sobre lo que quiere Rusia, lo que quiere Ucrania, y lo que quiere Europa. Tengamos una discusión franca y abierta. Necesitamos unidad, un gran mercado común.

euronews:

Otra pregunta sobre el abastecimiento de gas. El ministro de Economía de Ucrania, hace unos días enrevistado por euronews en Kiev, evocó las conversaciones con la empresa rusa Gazprom.

Dijo y, cito textualmente que: hoy no hay intermediarios y Ucrania negocia directamente con Gazprom. También se refirió a su empresa RosUkrEnergo.

¿Qué diría respecto a las acusaciones del ministro respecto a las transacciones con Gazprom que son mucho más simples y transparentes porque los intermediarios han sido eliminados?

D. Firtash:

Deje que le responda con otra pregunta: ¿Qué sucede cuando no hay intermediarios y todo es mucho más sencillo?

Pues, al menos uno debe esperar que haya entregas garantizadas y a un precio establecido claramente, ¿no? Y ¿qué tenemos hoy? No me malinterprete, no sé exactamente a qué se refería el ministro, yo no quiero criticarlo, no es correcto.

Pero puedo decirle que cuando RosUkrEnergo estaba funcionando, nunca hubo problemas respecto a la estabilidad del suministro de gas.

Europa tenía su gas, las instalaciones de almacenamiento de gas en Ucrania estaban llenas y el precio del gas para Ucrania era de 179 dólares (por cada 1.000 metros cúbicos). No sé de lo que habló el Ministro de Economía, pero yo le aconsejaría que para empezar se ponga manos a la obra y que se ocupe del presupuesto del país.

No entiendo realmente que quiere decir, y desde luego no me avergüenzo de nada. Nunca he conseguido dinero gracias al gas en Ucrania. Gané dinero fuera de Ucrania, pero lo invertí sólo en Ucrania.

euronews:

Ya sé que no puedo preguntarle sobre la investigación en EE.UU. Pero ¿En qué etapa está ahora?

D. Firtash:

Usted sabe que no hago ningún comentario, no porque no quiera, sino porque mis abogados no me lo permiten. Todo lo que puedo decir es que ni mi grupo, ni yo hemos hecho nada ilegal. Estoy seguro y lo demostraré. En segundo lugar, creo que alguien quiso alejarme de la política de Ucrania, y mandarme lejos de casa, porque esas personas conocían mi posición y podían anticipar mis acciones.

Estoy en contra de la guerra, no lo oculto. Sigo diciendo que necesitamos una reforma constitucional, las tres partes: Ucrania, Rusia y Europa deben sentarse y encontrar soluciones. Esto significa que mi posición es muy clara.

euronews:

Imaginemos por un momento que no hubiera más procemientos penales en su contra y que se retiraran todos los cargos. Usted estaría limpio de toda sospecha. ¿Regresaría a Ucrania?

D. Firtash:

Mire, yo puedo decirle que Ucrania es mi casa. Si yo quisiera vivir en otro país, lo hubiera podido hacer mil veces. Y no lo he hecho nunca.

euronews:

¿Tiene usted ambiciones políticas? ¿Se ve a sí mismo metido en política directamente o más bien en la sombra?

D. Firtash:

No, nunca he estado involucrado en la política, ni he tenido nunca la ambición de convertirme en político o en funcionario del gobierno, más que nada porque no sabría cómo hacer, no es algo que me resulte familiar. Me gusta hacer lo que me gusta. Me encantan los negocios y eso es exactamente lo que hago.