Última hora

Última hora

La línea roja nuclear de Natanyahu se destiñe

El viaje de Benjamín Netanyahu a Washington sin el aval de Barack Obama refleja el nivel de descontento delprimer ministro israelí. Desde el

Leyendo ahora:

La línea roja nuclear de Natanyahu se destiñe

Tamaño de texto Aa Aa

El viaje de Benjamín Netanyahu a Washington sin el aval de Barack Obama refleja el nivel de descontento delprimer ministro israelí. Desde el acercamiento diplomático sobre la cuestión nuclear entre el presidente estadounidense y su homólogo iraní, elegido en 2013, Netanyahu no deja de repetir el mismo mensaje:
“Hasta ahora, Irán siempre ha conseguido lo que ha querido y no ha cambiado nada. Pido al secretario Kerry que no se precipite a la hora de firmar, que reflexione, reconsidere las cosas y consiga un buen trato. Porque éste no lo es. Este es un acuerdo muy muy malo.”

Su cólera responde también al hecho de que Estados Unidos e Irán están más cerca que nunca sino de un acuerdo, al menos del deshielo de sus relaciones. En cuanto a Netanyahu, su discurso no ha variado ni un ápice. Si en 2013 decía que Irán estaba enriqueciendo uranio a un nivel suficiente para dotarse de la bomba atómica, ya en 1996 advertía de la inminencia del desastre. Y lo recordaba en 2011. Y un año después, en un discurso pronunciado en septiembre ante la Asamblea General de la ONU en Nueva York, donde volvió a avisar, gráfico en mano, de que Irán tenía el 70% del uranio necesario para fabricar una bomba.

A fuerza de ultimátum y de clamar la inminencia del peligro nuclear iraní, la línea roja descrita por Netanyahu ha cambiado de color. Veinte años de falsas alertas para evitar que su principal enemigo se dotase del arma nuclear que también han impedido la normalización de las relaciones dipomáticas con los aliados de Israel. Si las tensiones entre Washington y Teherán se apaciguan pero siguieran marcando las relaciones entre Tel Aviv y Teherán, Israel se vería solo frente a Irán. El equilibrio de poderes en la región se inclinaría en su contra.

En todo caso, este viaje de Netanyahu a Washington puede determinar su reelección como primer ministro de Israel en las legislativas del próximo día 17. Sus partidarios confían en que seduzca a los congresistas estadounidenses. Sus detractores, creen que su intervención amenaza una alianza estratégica.